El exilio cubano pide una transición democrática, no una sucesión a dedo en la Isla

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia. (14ymedio)
Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia. (14ymedio)

(EFE).- El grupo del exilio cubano Movimiento Democracia presentó el martes en Miami un documento en el desgrana una hoja de ruta para que el 24 de febrero de 2018 se produzca en la Isla una "transición democrática, y no una sucesión dictatorial".

El documento, titulado "La Primavera de Cuba: por la democracia y el progreso para que decidan los cubanos y no los dictadores", alerta, en primer lugar, de que "todo indica" que el presidente cubano, Raúl Castro, designará a dedo a su sucesor o lo hará de "manera amañada".

El 24 de febrero de 2018 Castro dejará la Presidencia del país tras cumplir, como lo prometió al asumir, dos periodos de cinco años en el cargo, momento en el que tendrá 86 años y entregará el testigo previsiblemente al vicepresidente Miguel Díaz-Canel.

Una herencia llena todavía de incertidumbres que, en opinión de Ramón Saúl Sánchez, líder del moderado Movimiento Democracia, podría también recaer en "algún hijo o hija" de Castro, ya que el mandatario cubano no parece que "vaya a permitir dinámicas de oposición con partidos políticos y candidatos independientes".

El documento quiere convertir la fecha del 24 de febrero de 2018 en un "momento crucial" de "transición hacia la democracia"

Por eso, el documento quiere convertir la fecha del 24 de febrero de 2018 en un "momento crucial" de "transición hacia la democracia" con la movilización ese día de la población en las calles, para "votar en un plebiscito" sobre la continuidad o no del sistema o para que "capitule la dictadura", dijo a Efe Saúl Sánchez.

"Todo apunta a que va a ser una sucesión en el poder, un simple cambio de tirano, porque la estructura jurídica electoral en la Isla no permite" la participación de un "candidato opositor", precisó el activista cubano.

Un eventual traspaso de poderes y relevo institucionalizado ante el que Saúl Sánchez pide, de producirse así, una "protesta sostenida para que la presión obligue al régimen a someterse al proceso de transición democrática o a capitular".

Además, prosiguió el cubano exiliado, Castro se mantendrá hasta 2021 como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), con "todo el control político y económico del país" en sus manos.

Nuestra hoja de ruta está encaminada, precisó, a "estimular la primavera de Cuba", para cuyo fin el Movimiento Democracia ha diseñado una serie de "actividades, estrategias y tácticas que buscan además la solidaridad internacional para presionar a la dictadura".

En el capítulo "Para Cuba ya es hora", el documento insta a los cubanos a manifestarse por un "plebiscito vinculante" supervisado por la comunidad internacional "que nos de la oportunidad de cambiar el sistema y no solo al presidente-dictador".

"El 24 de febrero de 2018 deberá nacer la 'primavera de Cuba y dar comienzo el fin de la tiranía", enfatizó Saúl Sánchez, quien tiene previsto zarpar ese día con la flotilla del Movimiento Democracia hacia aguas cubanas para hacer aún más visible su apoyo a las protestas de la resistencia en la Isla.

"Prepararemos una flotilla con la intención de entrar pacíficamente en aguas jurisdiccionales cubanas y pediremos a Estados Unidos que nos autorice", avanzó

"Prepararemos una flotilla con la intención de entrar pacíficamente en aguas jurisdiccionales cubanas y pediremos a Estados Unidos que nos autorice", avanzó.

Opinó que la "gran batalla" que se va a dar la citada fecha es la que enfrenta a la "transición democrática" con la "sucesión dictatorial" para "impedir el dedazo" o el "cambio fraude".

Para lograr la "primavera de Cuba", el documento propone "redoblar el apoyo vigoroso a la oposición interna", estimular al pueblo cubano a "integrarse al movimiento de expresión popular", el apoyo de la "intelectualidad internacional" o la expansión de internet en la Isla, entre otras acciones.

Además pide al Gobierno estadounidense y las demás naciones que exijan a las compañías que mantienen negocios con la Isla "acogerse a los 'principios Sullivan' (aplicados en 1977 como presión económica contra el 'apartheid' en Sudáfrica) en la versión cubana de los 'principios Arcos', de modo que las empresas "se conviertan también en factor de presión por el cambio de régimen".


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17