Las fotos ocultas del cadáver del Che generan expectación aunque no en Cuba

(EFE) - Las fotografías del cadáver de Che Guevara, que han permanecido ocultas casi medio siglo en Aragón, han atraído la atención de multitud de curiosos de ambos lados del Atlántico conscientes del valor histórico de estas imágenes guardadas hasta ahora en una casa familiar, aunque no en Cuba.

Para poder verlas de cerca, desde escritores, periodistas, documentalistas hasta fotógrafos y personas anónimas se han puesto en contacto con Imanol Arteaga, un concejal de Ricla (Zaragoza) que guarda en su casa en este pueblo seis fotografías de Ernesto Che Guevara, explica a EFE el edil.

Incluso han llamado la atención de una mujer que también se ha dirigido al concejal, a quien le ha mostrado otra imagen que guardaba del cadáver del guerrillero "muy parecida" a una que tiene Arteaga y que incluso podría provenir del mismo "cliché", ha afirmado.

Las seis imágenes del Che que custodia este hombre fueron tomadas por el corresponsal de la agencia France Press en Bolivia, Marc Hutten, en la localidad de Vallegrande, donde el cadáver del líder revolucionario fue expuesto en un hospital durante días para que quedara constancia de su muerte, en octubre de 1967.

Arteaga relata que Marc Hutten, consciente del valor de las fotografías que había hecho, decidió entregar una parte a su tío, un misionero español que estaba destinado en Sucre (Bolivia) y que iba a viajar a España unos días después, Luis Cuartero Lapieza.

"Probablemente, estas fotografías fueron reveladas con prisas en el seminario que dirigía mi tío" y, en un tipo de papel que ha dejado de fabricarse, ha manifestado Arteaga.

En total, son seis fotografías en blanco y negro del cadáver del Che Guevara que fueron tomadas en distintos momentos, ya que mientras en unas aparece todavía con restos de sangre y tierra en otras, que probablemente fueron tomadas horas después, está vestido con una cazadora.

Casi medio siglo después de la muerte del Che Guevara, estas fotografías han salido a la luz, tras permanecer durante este tiempo en un cajón de una casa familiar en Castiliscar, en la provincia de Zaragoza.

Después de que se muriera su tío, hace dos años, curiosamente igual que el periodista que sacó las fotos de Ché, el concejal fue a su casa de su pariente a Castiliscar y allí recogió las fotos, de las que, según ha explicado, nunca habló con su tío por teléfono pese a que conversaba con él todas las noches, ha explicado emocionado.

Desde que salieron a la luz las imágenes, el correo electrónico de este concejal no ha parado de recibir mensajes, pero por ahora ninguno procedente de Cuba, algo que extraña y mucho a este concejal de Ricla, a quien este asunto le tiene fascinado.

Incluso hasta esta pequeña localidad, situada a menos de 60 kilómetros de la capital aragonesa, se han trasladado dos técnicos de la Agencia France Press para la que trabajaba Marc Hutten, el autor de las mismas, para cotejar su autenticidad, ha apuntado Arteaga, asombrado por la expectación que se ha generado.

Arteaga conoce el valor que tienen estas imágenes, pero no quiere ni oír hablar de la posibilidad de venderlas, ni de depositarlas en ningún organismo, tampoco en el Archivo de la Corona de Aragón, que se ha ofrecido a custodiarlas, ha dicho.

A pesar del paso del tiempo, las imágenes se han conservado muy bien, por lo que, por ahora, continuarán entremezcladas con otras fotografías antiguas, en una caja cohiba, en honor a los puros que se fumaba el Che.

Junto a estas seis fotografías, Imanol Arteaga guarda también otras dos de Tamara Bunke, alias 'Tania', una activista revolucionaria que se unió a la guerrilla cuando el Che Guevara llegó a Bolivia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15