El partido de Putin pierde fuelle pero es el gran favorito

Gracias a los últimos cambios en la legislación electoral, la formación del presidente podría aumentar su mayoría absoluta parlamentaria en los comicios de este domingo

Presidente de Rusia, Vladímir Putin (EFE)
El presidente de Rusia, Vladímir Putin. (EFE)

(EFE).- Rusia Unida (RU), la formación del presidente ruso, Vladímir Putin, otrora una verdadera apisonadora en las urnas, ha perdido fuelle, pero gracias a los últimos cambios en la legislación electoral podría incluso aumentar su mayoría absoluta parlamentaria en los comicios del próximo domingo.

Pese al deterioro de la situación económica en el país, el "partido del poder" figura en todos los sondeos como favorito indiscutible a la victoria, con el 41% de intención de voto.

En las anteriores parlamentarias, en diciembre de 2011, RU obtuvo el 49,32 % de los votos y se hizo con 238 de los 450 escaños que conforman la Duma del Estado, la cámara baja del Parlamento ruso, cuya totalidad se eligió por listas de partidos.

El anuncio de esos resultados, calificados de fraudulentos por la oposición, provocaron las mayores protestas masivas en Rusia en casi veinte años.

El cambio del sistema electoral favorece claramente a la formación del Kremlin, que también se aprovechará, según la oposición comunista, del adelantamiento en tres meses de los comicios

Desde entonces, la popularidad de RU ha ido mermando, pese a la inyección de fervor patriótico que supuso en marzo de 2014 la anexión de Crimea tras un referéndum en el que el 96,7% de los electores de la península se pronunciaron a por la "reunificación con Rusia".

Sin embargo, aun así, la formación oficialista tiene todo para aumentar su número de diputados debido a que en los comicios del domingo sólo la mitad de los escaños se dirime por listas de partidos, mientras que los 225 legisladores restantes se eligen por circunscripciones mayoritarias o unipersonales.

Y es precisamente en ellas donde RU, mediante el "recurso administrativo", como se denomina en la jerga política rusa el empleo de las palancas del poder en la campañas electorales, podría tener su mayor granero de escaños.

Este cambio del sistema electoral favorece claramente a la formación del Kremlin, que también se aprovechará, según la oposición comunista, del adelantamiento en tres meses de los comicios.

Este cambio, al parecer insignificante, en el calendario electoral, puede suponer una pérdida de votos importante para el Partido Comunista, la segunda fuerza parlamentaria.

Y es que en septiembre, muchos jubilados, segmento que apoya a los comunistas, se encuentran fuera de la ciudad, preparando sus "dachas", casas de campo, para la llegada del invierno.

Para el Kremlin, que contará con escaños más que suficientes para llevar a cabo sus políticas, la gran tarea es fortalecer la credibilidad de su sistema electoral, gravemente cuestionada en los comicios de hace cinco años.

Para el jefe del Kremlin, los comicios de este domingo son un ensayo de las presidenciales de 2018, que según algunos analistas, podrían ser adelantadas al próximo año

Prueba de ello ha sido el nombramiento hace cinco meses de Ela Panfílova al frente de la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia, en sustitución de Vladímir Chúrov, señalado por la oposición como el gran responsable de las irregularidades en los comicios.

La nueva presidenta de la CEC prometió ayer dimitir si la limpieza de las elecciones legislativas del próximo domingo se pone en duda.

"Si fallo en estas elecciones, no hay duda de que dimitiré", prometió Panfílova en una rueda de prensa para corresponsales extranjeros, a los que aseguró que había asumido como jefa de la CEC con el único objetivo de garantizar la limpieza de los comicios.

Putin, que se ha mantenido prácticamente al margen de la campaña electoral, se ha limitado a llamar a los ciudadanos a las urnas y a subrayar que la importancia de que las elecciones sean limpias y de que su legitimidad no suscite dudas.

Para el jefe del Kremlin, los comicios de este domingo son un ensayo de las presidenciales de 2018, que según algunos analistas, podrían ser adelantadas al próximo año a fin de celebrarlas antes de la adopción de medidas impopulares para hacer frente a la crisis económica que atraviesa el país.

Aunque Putin no ha desvelado aún si competirá por su cuarto mandato presidencial, hasta 2024, se da por descontado que el líder ruso, de 63 años, volverá a presentar su candidatura.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5