El exilio cubano teme perder a medio plazo sus prerrogativas migratorias en EE UU

Con la reapertura de las embajadas culmina la primera fase del histórico deshielo anunciado el 17 de diciembre de 2014 por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. (14ymedio)
La nueva sede de la embajada de Cuba en EE UU. (14ymedio)

(EFE).- La normalización de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba supondrá el final, a medio plazo, de las prerrogativas migratorias de los inmigrantes cubanos, según vaticinaron este lunes a Efe conocidos exiliados y comentaristas políticos.

Tras más de medio siglo de ruptura en las relaciones diplomáticas, EE UU y Cuba inauguraron hoy una nueva era con la reapertura de sus respectivas embajadas en Washington y La Habana.

En Miami, apenas se produjeron protestas por el izado de la bandera cubana en Washington, salvo de algunos integrantes de la organización Vigilia Mambisa que se concentraron en el café Versailles para arremeter nuevamente contra la normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países.

En estas nuevas circunstancias, el aspecto que más preocupa ahora a los exiliados es la posibilidad de reformas legales que acaben con las prerrogativas migratorias de los cubanos que lleguen a Estados Unidos.

El presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, dijo hoy a EFE que, aunque a corto plazo no habrá cambios en la ley de Ajuste Cubano, sí ve probable que a medio plazo haya reformas y se aborde la situación de los cubanos "en una ley más amplia de reforma migratoria en Estados Unidos".

Otro destacado exiliado, el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner, considera "predecible que el Congreso derogará la llamada Ley de Ajuste", una ley "fundamentada en la negativa del Gobierno cubano de aceptar a los cubanos que emigraban ilegalmente a Estados Unidos".

Esta ley de Ajuste, conocida popularmente como ley de "pies secos/pies mojados", permite que los cubanos que tocan territorio firme en Estados Unidos pueden quedarse en el país, mientras que aquellos que son interceptados en el mar son deportados de inmediato a la isla.

A juicio de Montaner, es muy probable que "las deportaciones de cubanos que han cometido delitos en suelo norteamericano comiencen -si Cuba lo autoriza- en enero de 2016".

En el mismo sentido, el comentarista político Eugenio Yáñez subrayó que, aunque la apertura de embajadas no entraña a corto plazo la pérdida de un mejor trato migratorio de los cubanos, esta situación anormal "tendrá que desaparecer".

El comentarista político Eugenio Yáñez subrayó que esta situación anormal "tendrá que desaparecer"

"Inmediatamente, no va a suceder nada; el Gobierno de EE UU ha sido enfático en que no modificará la 'ley de ajuste cubano'", pero esa norma tendrá que desaparecer "a medida que se normalicen las relaciones" entre ambos países, señaló Yáñez.

Para él, "será un proceso lento, de normalización, que ahora comienza y en el que se discutirán las reclamaciones de ambas partes. Son muchas más las cosas pendientes de resolver antes de entrar en una posible eliminación" de esa normativa.

Aunque el Gobierno de EE UU ha afirmado que no cambiará la política migratoria hacia Cuba, el número de inmigrantes cubanos que ha llegado a territorio estadounidense o intentado llegar a sus costas ha aumentado un 120% en relación con 2014, según las cifras no oficiales que manejan organizaciones de exiliados.

Las últimas cifras oficiales de las autoridades migratorias de EE UU, referidas al último trimestre de 2014, apuntaban también a un incremento del 60% en el número de inmigrantes, en comparación con el mismo período del año 2013.

Ramón Saúl Sánchez opinó que el aumento de emigrantes cubanos a Estados Unidos responde al temor fundado de perder las ventajas migratorias, porque, "desgraciadamente", el cubano "no está siendo escuchado en sus necesidades y no se tiene en cuenta su voz".

"El cubano no ve ningún cambio sustancial en la mejora de su vida" capaz de disuadirle de echarse al mar, según Ramón Seúl Sánchez

"El cubano no ve ningún cambio sustancial en la mejora de su vida" capaz de disuadirle de echarse al mar para realizar la peligrosa travesía del estrecho de Florida.

Por el contrario, prosiguió Sánchez, la realidad es que el cubano de la isla "no encuentra algo que muestre que esto está cambiando para mejor y que no debe arriesgar su vida".

En meses pasados congresistas republicanos de Florida, como Ileana Ros-Lehtinen, se mostraron partidarios de realizar cambios en Ley de Ajuste para evitar los abusos de algunos inmigrantes cubanos que legalizan su situación migratoria y luego regresan a su país.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12