Unas 40 personas protestan ante la sede de Carnival

Concentración ante la sede de Carnival.
Los manifestantes piden a la empresa que no discrimine a los cubanoamericanos. (14ymedio)

Unas 40 personas se han concentrado este martes en Miami frente a la sede la compañía estadounidense Carnival en protesta contra la decisión del grupo de excluir a cubanoamericanos de sus cruceros a la Isla.

Los manifestantes sujetaban pancartas y banderas cubanas, mientras que los coches que pasaban en los alrededores pitaban en solidaridad con la protesta. Nacionales de otros países de Latinoamérica se han sumado a la protesta contra la discriminación. 

El músico Amaury Gutiérrez, que también ha acudido a la concentración, ha hecho un llamado al boicot contra la compañía, diciendo que "la dictadura de la Isla es sobre todo anticubana", mientras que la comunidad de Miami es próspera y libre.

Además de la manifestación, convocada por el grupo de exiliados Movimiento Democracia bajo el lema "Carnival stop nationality apartheid", este martes se ha organizado también una conferencia de prensa para detallar las acciones legales a emprender contra la compañía.

El mayor operador mundial de cruceros comenzará a operar los nuevos viajes a la Isla en mayo. Un portavoz de la compañía, Roger Frizzell, aseguró al diario Miami Herald el pasado jueves que su grupo "solo está acatando las leyes establecidas".

El músico Amaury Gutiérrez, que también ha acudido a la concentración, ha hecho un llamado al boicot contra la compañía

"Es otra aberración que el castrismo impone a Estados Unidos", comentó a este diario Luis Felipe Fiel, uno de los exiliados que ha alzado la voz contra las medidas discriminatorias. En cambio, según Teresa Ruiz, ciudadana estadounidense de origen cubano, con esta regulación "la compañía vela por sus intereses, que son generar dinero; el verdadero culpable es el Gobierno cubano".

A la decisión de Carnival se han sumado otras compañías. El diario Miami Herald también dio a conocer una restricción similar por parte de la firma French Luxury Cruise, la segunda empresa autorizada a operar entre las dos orillas y que el próximo año pondrá a disposición del turismo norteamericano su velero Le Ponant, que puede acomodar a 64 pasajeros.

Los miembros de Movimiento Democracia se reunieron este domingo con un directivo de la compañía, quien les aseguró que la decisión fue tomada sobre la base de la legislación cubana, que prohíbe a embarcaciones procedentes del exterior tocar puerto si transportan ciudadanos nacidos en la Isla.

El equipo de juristas de la asociación ya se encuentra analizando las implicaciones que tiene la aplicación de leyes cubanas "discriminatorias" por compañías estadounidenses.

Concentración ante la sede de Carnival. (14ymedio)
Concentración ante la sede de Carnival. (14ymedio)

"Nosotros creemos en la apertura y en los puentes, no en las murallas", afirma Sánchez, para quien "la discusión no está en que el barco deba zarpar o no, sino en el apartheid que en virtud de su nacionalidad sostiene el Gobierno cubano contra su propio pueblo". A la manifestación han decidido sumarse otras organizaciones del exilio como el Directorio Democrático y el Partido Republicano de Cuba.

Durante décadas se ha aplicado esta prohibición a cubanos residentes en el exterior para entrar al país por vía marítima. La nueva Ley de Inmigración que entró en vigor en enero de 2013 no modificó la situación y la limitación es cumplida estrictamente por la Dirección de Inmigración y Extranjería del Ministerio del Interior (Minint).

En medio de las flexibilizaciones implementadas por la administración Obama que autorizan los viajes de los estadounidenses a Cuba bajo 12 categorías, las restricciones impuestas por el Gobierno de Raúl Castro suponen un obstáculo para los viajeros de origen cubano, muchos de los cuales visitan con frecuencia la Isla por vía aérea, pagando elevadas tarifas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36