El presunto espía cubano rechaza las acusaciones de España

Centro Nacional de Inteligencia de España. (CNI)
Centro Nacional de Inteligencia de España. (CNI)

Tanto Yolexi Singh Frías, empresario cubano residente en España, como su amigo, el periodista César Jara, han negado el martes toda relación con la contrainteligencia de la Isla, una acusación que pesaba sobre ellos desde que la pasada semana el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España revelara los presuntos vínculos de ambos con el entramado militar en Cuba. Se les señala por haber participado en la elaboración de perfiles de personalidades empresariales y políticas de la comunidad valenciana, con el objetivo de atraer potenciales inversores a Cuba.

El caso se destapó cuando una sentencia de la Audiencia Nacional (AN) negó a Singh, de 38 años, la nacionalidad española, argumentando razones de seguridad nacional. Según el fallo, el empresario, bajo el seudónimo de Fidel, había encargado la elaboración de perfiles de políticos de la Generalitat Valenciana (gobierno regional). Según este documento, "su objetivo era pasar esos informes a oficiales de Inteligencia cubanos destacados en el Consulado de la Isla en Barcelona, además de enviarlos a La Habana, al objeto de que utilizaran esa información en beneficio de Cuba y en su estrategia de obtención de financiación para proyectos cubanos en España".

El informe, además, recoge que Jara había suministrado información privilegiada al presunto espía. El periodista lo ha negado rotundamente, indicando que entre ellos no existe más que una relación profesional. Según indicó en una entrevista publicada este martes en Información Sensible, se trata de "información abierta que no puede considerarse fruto de ninguna actividad de espionaje". Jara, que fue contratado por el empresario cubano, comenta que este último deseaba conocer "quién era quién" en la Generalitat valenciana.

Jara afirma que "si en algún momento Yolexi desde que llegó a España ha colaborado con el espionaje cubano", ni lo sabe, ni le consta, ni es su problema

Singh es propietario de la agencia de viajes Valen Cuba y una asesoría jurídica que ha hecho gestión consular delegada en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, aunque Jara afirma que "si en algún momento Yolexi desde que llegó a España ha colaborado con el espionaje cubano", ni lo sabe, ni le consta, ni es su problema, indica que en su fulgurante carrera empresarial "él ha ido dejando algunos enemigos por el camino", y que las actuales acusaciones pudieran ser fruto de la envidia.

Jara también afirma que se puede tratar de una maniobra política a inicios de la campaña electoral para generar un problema diplomático que obstaculice las relaciones entre ambos países. "Desde luego esto puede crear un conflicto diplomático, y creo que hay un sector del Gobierno del Partido Popular que quiere distorsionar las relaciones entre España y Cuba en un momento en que se habían arreglado problemas anteriores", asegura.

El periodista aduce como pruebas de la presunta inocencia de su amigo las relaciones distantes de éste con el régimen, a pesar de que el CNI le señala de haber recibido formación en la escuela de la Dirección General de Contrainteligencia Cubana Hermanos Tamayo, cosa que el empresario niega. Según Jara, el cubano ha sido muy crítico con el régimen de la Isla: "Pueden verse en su Facebook o en el de Casa Cuba Comunidad Valenciana comentarios muy críticos hacia el actual Gobierno cubano".

El periodista recuerda, además, que hace tres años Singh tuvo dificultades para ingresar a Cuba. "Estuvo retenido durante horas en la sala de tránsito internacional del aeropuerto José Martí en La Habana porque algunas de esas personas cubanas en Valencia, que yo creo que le tienen envidia por su éxito empresarial, le habrían acusado ante el ministerio de Interior cubano precisamente de lo contrario: de ser un elemento anti régimen cubano aquí en España", explica.

El periodista indica que en su fulgurante carrera empresarial Singh "ha ido dejando algunos enemigos por el camino", y que las actuales acusaciones pudieran ser fruto de la envidia

El padre de Singh fue un funcionario del Ministerio del Interior cubano. El hijo, sin embargo, ha insistido en numerosas ocasiones en que lleva una vida diferente a la de su familiar.

"Algunos quizá no perdonan a Yolexi que, siendo hijo de un alto oficial de la Seguridad cubana, que ha prestado un importante servicio a la Isla durante años, se haya dedicado a sus negocios", dijo Jara.

En declaraciones a 14ymedio Singh dijo que el caso ha sido convertido por los medios de Miami en "un circo". Según el empresario ha recibido amenazas desde que su caso ha sido difundido. "Es incierto que yo esté acusado de espionaje. Respeto mucho el trabajo del CNI, porque gracias a él vivimos seguros en este país de libertad, pero esa institución también ha tenido fallos", dijo. 

Singh aseguró que sus abogados ya se ocupan del caso y emprenderán acciones legales contra los medios que han utilizado indebidamente su nombre y su imagen.

Según sus abogados, se trata de un "padre de familia de encomiable trayectoria vital, ha empeñado todos sus esfuerzos, desde su llegada a España, en lograr la plena integración social del colectivo de cubanos en la Comunidad Valenciana". Su defendido, aseguran, "no pertenece a ninguna red de espionaje ni tiene vinculación alguna con los servicios de inteligencia y contrainteligencia cubanos".

El empresario tiene previsto presentar un recurso al Tribunal Supremo por la negación de su solicitud de nacionalidad. También llevará adelante una demanda contra el Ministerio de Justicia, el CNI y el canal AméricaTevé por las acusaciones.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22