El primer grupo de cubanos sale rumbo a México sin conocer la ruta exacta hacia EE UU

En la noche de este domingo, el presidente panameño, Juan Carlos Varela, acudió al aeropuerto internacional de Tocumen, en la ciudad de Panamá. Mientras se reunía con su gabinete en el salón de protocolo, el primer grupo de migrantes cubanos pasaba la noche en una terminal de carga, acostado sobre el suelo, en la espera de partir hacia México, gracias a un acuerdo entre ambos países.

Los costos y las condiciones del viaje no se detallan en ninguna página oficial. No hay estadísticas, nadie sabe cuánto ha costado su estadía al Gobierno panameño o exactamente por qué ruta serán llevados a los puestos migratorios del sur estadounidense.

Ni los mismos migrantes lo sabían antes de abordar el vuelo, porque no recibieron un boleto aéreo, como correspondería a una persona que ha pagado 805 dólares para llegar a su destino. Les entregaron solamente una factura por el pago del pasaje.

Los migrantes esperan aterrizar en Ciudad Juárez y ser trasladados a la frontera en ómnibus

En horas de la madrugada partió el primer vuelo, que hizo una escala técnica en Guatemala. Según testimonio de algunos de los pasajeros, lleva a un centenar de migrantes, que esperan aterrizar en Ciudad Juárez y ser trasladados a la frontera en ómnibus.

El fin de semana, la canciller panameña y vicepresidenta de ese país, Isabel De Saint Malo de Alvarado, criticó en Estados Unidos la actitud de algunas naciones centroamericanas al cerrar sus fronteras al flujo migratorio de cubanos, africanos y asiáticos que, en su opinión, puso a su nación en una situación "en extremo difícil".

Alvarado, quien asistió en Washington a la inauguración del foro Migración y desarrollo en las Américas: hacia la implementación de la agenda global de desarrollo, lamentó que su país también tuviera que tomar medidas similares a las que ejecutaron Nicaragua y Costa Rica con el cierre de sus fronteras.

Los primeros efectos de estas medidas ya parecen aflorar. Este domingo, un grupo de cubanos que se encuentra en Zanpurro, en la costa colombiana, grabó un video relatando cómo fueron expulsados de Panamá cuando intentaron acogerse, como el resto de los migrantes cubanos, al convenio recién logrado con el Gobierno mexicano. Según los migrantes, tras 20 días de camino para llegar hasta la frontera, se encontraron con que estaba cerrada para los cubanos.

Algunos migrantes cuentan que a lo largo del camino les han ocurrido cosas que les da "hasta pena contar"

Estas seis personas, entre las que se encuentra un niño, solicitan ayuda porque se encuentran "en muy graves condiciones" tras haber perdido todo el dinero en la peligrosa travesía. Cuentan que han sido estafados y maltratados en el camino, al punto de que les han ocurrido cosas que les da "hasta pena contar".

En su testimonio también relatan que pasaron varios días perdidos en la selva entre pantanos, ríos y todo tipo de animales salvajes y piden al presidente panameño que posibilite su inclusión en la lista de migrantes que viajarán a México.

En otro video, migrantes cubanos que presuntamente llevaban seis días en Puerto Obaldía testimonian que fueron sacados a la fuerza de Panamá y expulsados hacia Colombia.

14ymedio ha intentado ponerse en contacto tanto con el Servicio Nacional de Migración de Panamá como con el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República pero sin recibir respuesta hasta el momento.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1