La resolución del incidente naval entre Irán y EEUU reivindica el pacto nuclear

Portaaviones 'USS Harry S. Truman', cerca del cual lanzó cohetes Irán a finales de diciembre. (CC)
Portaaviones 'USS Harry S. Truman', cerca del cual lanzó cohetes Irán a finales de diciembre. (CC)

(EFE).- La rápida y fluida resolución de la potencialmente desestabilizadora captura de dos barcos de guerra de EEUU en aguas de Irán ha servido para reivindicar el histórico acuerdo nuclear entre el país asiático y Occidente y la nueva aproximación a las relaciones bilaterales basada en el diálogo.

En apenas unas horas, las autoridades iraníes y estadounidenses consiguieron desarmar una poderosa amenaza a la seguridad y la estabilidad del Golfo Pérsico gracias al diálogo directo entre sus diplomáticos, posibilidad que era inexistente hace tan solo unos meses y que ha dado un importante respaldo a la tan necesaria construcción de confianza entre ambos países, sin relaciones diplomáticas desde 1979.

Tanto en Irán como en los EE UU, las autoridades se felicitaron por la resolución de la crisis e incluso reconocieron públicamente la labor de la otra parte para lograr la liberación de los diez marineros y los dos barcos de guerra que fueron capturados.

Las autoridades se felicitaron por la resolución de la crisis e incluso reconocieron públicamente la labor de la otra parte para lograr la liberación de los diez marineros

Además, consideraron el episodio como un ejemplo de lo que puede venir si continúa el deshielo en sus relaciones.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, red social prohibida en Irán pero ampliamente empleada por la población, el ministro de Exteriores Mohamad Yavad Zarif se mostró "feliz" por ver que "el diálogo y el respeto, y no las amenazas y la impetuosidad" pudieron resolver esta crisis y pidió "aprender del ejemplo".

Por su parte, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry agradeció a Irán su "cooperación y su rápida respuesta" al incidente, así como el adecuado manejo del mismo que evitó que quedara "fuera de control".

"Creo que todos podemos imaginarnos cómo se podría haber desarrollado una situación similar hace tres o cuatro años. De hecho, está claro que el de hoy es un testamento al papel crucial que desempeña la diplomacia a la hora de mantener seguro y fuerte a nuestro país", añadió Kerry.

Zarif y Kerry mantuvieron durante las horas que duró la retención de los barcos varias conversaciones telefónicas que sirvieron para calmar la situación, una situación que el estadounidense reconoció que sólo fue posible gracias a la negociación nuclear, que permitió abrir "líneas de comunicación" bilaterales.

Del mismo modo, la rápida resolución también dejó sin argumentos a los enemigos al acuerdo nuclear en el seno de cada país, que apenas tuvieron tiempo para articular sus críticas ante los supuestos excesos y comportamientos desleales de la otra parte antes de que la situación quedara completamente desactivada.

Otro elemento que refuerza la voluntad de deshielo desde la perspectiva iraní ha sido la actuación de la Guardia Revolucionaria, organismo paramilitar que depende directamente del líder supremo Alí Jameneí y que no obedece al Gobierno del moderado Hasán Rohaní.

Tanto Barack Obama como Hasán Rohaní ha puesto mucho esfuerzo en lograr este acuerdo, que consideran vital para los intereses de sus respectivos países pese a las críticas internas

Desde un primer momento, los denominados Pasdarán, entre cuyas filas se encuentran algunos de los mayores enemigos en Irán a un acercamiento a Occidente, se mostraron comprensivos con la situación y liberaron sin problemas a los marinos estadounidenses tras recibir una disculpa y la promesa de que errores como ese no volverán a ocurrir.

Que los Guardianes no pusieran pegas a la liberación ante un incidente con la capacidad de destruir la inminente puesta en marcha del acuerdo nuclear habla también de la voluntad iraní de avanzar en el camino de la concertación con la comunidad internacional.

El denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA en inglés) que eliminará las sanciones económicas y petroleras que pesan sobre Irán, entrará en vigor a más tardar la próxima semana.

Tanto Barack Obama como Hasán Rohaní ha puesto mucho esfuerzo en lograr este acuerdo, que consideran vital para los intereses de sus respectivos países pese a las críticas internas, y que de momento, y a falta aún de que se concrete realmente, ya parece haberse anotado su primer tanto.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1