Aimara Peña: “Quiero escuchar lo que dicen los ciudadanos

Aimara Peña, activista espirituana que se presentará como candidata a las elecciones. (14ymedio)
Aimara Peña, activista espirituana que se presentará como candidata a las elecciones. (14ymedio)

Aimara Peña tenía poco más de 16 años cuando matriculó una licenciatura para graduarse como maestra de primaria, pero en el último semestre de la carrera fue expulsada de la Universidad Pedagógica de Sancti Spíritus por su incipiente activismo político.

Ahora, animada por la iniciativa Ciudadanos por el Cambio, la joven busca representar a su circunscripción como delegada del Poder Popular. Para lograrlo tendrá que ser propuesta en una de las reuniones de nominación de candidatos en la comunidad Las Tozas, donde reside junto a su esposo y sus dos hijos, de cuatro y nueve años.

Peña tiene un amplia experiencia en el reporte de violaciones de derechos humanos, el ejercicio del periodismo ciudadano y el trabajo como bibliotecaria independiente. Unas labores que le han permitido conocer las urgencias de sus vecinos.

Con 2.000 habitantes y ubicado a seis kilómetros de la cabecera provincial, Las Tozas solo cuenta con un servicio de ómnibus hasta las seis de la tarde y carece de transportistas privados que alivien la situación. La activista se propone buscar solución a este problema si llega a ser electa.

Aimara Peña se sumó a la Red de Facilitadores Electorales, formada por activistas de diferentes organizaciones, cuyo principal propósito es lograr que ciudadanos -con la voluntad de representar los verdaderos intereses de la población- ocupen cargos en estas estructuras de base del Poder Popular.

Peña tiene un amplia experiencia en el reporte de violaciones de derechos humanos, el ejercicio del periodismo ciudadano y el trabajo como bibliotecaria independiente

“La idea de ser Delegada siempre me gustó” explica la joven que, con solo 27 años, decidió postularse “para mostrar que el trabajo que hacemos como activistas es completamente legal”.

Con su actitud quiere también motivar a esas personas a las que entusiasmó para que participaran en el proceso electoral. “Tienen miedo y también cierta indecisión, así que he querido dar el ejemplo”.

La espirituana piensa dedicarse “a escuchar todo lo que dicen los ciudadanos”. Considera que “en la actualidad son muy limitadas las funciones de los delegados a pesar de ser la figura pública en contacto más directo con la población y la única que el cubano elige”.

Peña está persuadida de que su principal deber “es ayudar a que se vea el papel del delegado de circunscripción como algo verdaderamente importante”.  Hasta ahora las autoridades lo utilizan como canal para transmitir información al pueblo pero debe funcionar para “demandar al gobierno lo que el pueblo quiere”, explica. “Hay que comenzar a invertir esa ecuación”.

La espirituana piensa dedicarse “a escuchar todo lo que dicen los ciudadanos” porque considera que “en la actualidad son muy limitadas las funciones de los delegados"

Peña sabe a lo que se enfrenta. Aunque hasta el momento no ha recibido amenazas directamente, ni siquiera una “visita extraoficial”, le han llegado señales de que los órganos del Partido y del Gobierno están tratando de hacer frente a la postulación difundiendo rumores negativos sobre su persona.

Algo que no le quita el sueño: “Creo reunir todas las condiciones para presentarme, y al menos hasta ahora han respetado eso, espero que durante la asamblea,  que todavía no tiene fecha fijada, las cosas continúen como hasta ahora”.

En la Asamblea de Nominación los electores tendrán que dar a conocer su inclinación a mano alzada y el temor a represalias puede surtir un efecto negativo.

“Hasta cierto punto mucha gente cercana a mí siente un poco de temor, porque esto es una decisión que implica también a la familia, pero mis padres y mi esposo me apoyan, ellos han sido un pilar para fortalecerme”, aclara la entusiasta joven.

Si además de ser propuesta, logra que la mayoría de la manos se levanten por ella en esa asamblea, el nombre de Peña aparecerá en una boleta. Su foto y datos biográficos se expondrán en el mismo colegio electoral donde una urna recogerá el sentir de los 754 electores de la Circunscripción 23 de Las Tozas.

“Mucha gente tendrá miedo de levantar la mano a favor mío en la asamblea, pero un vez superada esa barrera, las posibilidades serán mayores con el voto secreto”. No duda que si su nombre llega a la boleta los vecinos la elegirán. “Todo esto por lo que he venido trabajando durante tanto tiempo dará frutos”, sentencia.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 72