La Habana insiste en el canje como solución al caso de Alan Gross

Un día después del fallecimiento de la madre de Alan Gross, el ministerio cubano de Exteriores ha emitido una nota en la que justifica su negativa a conceder un permiso de salida al contratista norteamericano para que fuera a visitarla durante su enfermedad. Además, La canciellería insiste en que la solución a la puesta en libertad de Gross pasa por un canje con los tres espías cubanos detenidos en Estados Unidos desde 1998 (eran cinco hasta la reciente liberación de dos de ellos tras haber cumplido sus condenas).

La nota oficial lamenta brevemente el fallecimiento de Evelyn Gross, ocurrido en la mañana de ayer en EE UU y pasa a continuación a explicar que ni el sistema penitenciario cubano ni el estadounidense permiten salidas al exterior de "sancionados internos". En este sentido, el Gobierno recuerda que la madre de uno de los agentes cubanos, Gerardo Hernández Nordelo, falleció también sin que él pudiera visitarla.

La nota de la cancillería no menciona, sin embargo, que uno de los presos cubanos, René González, sí gozó de varios permisos, antes de su liberación, para visitar a familiares enfermos en la Isla.

La nota finaliza haciendo un llamamiento a la solución negociada entre ambas partes, en alusión a un canje de presos.

Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado de EE UU, aseguró en rueda de prensa que es una prioridad para su Gobierno que Gross pueda estar al menos en el funeral de su madre y que así se ha solicitado al Gobierno cubano. "Obviamente creemos que es una tragedia que no haya podido estar en casa en Estados Unidos para acompañar a su madre en su lecho de muerte",añadió.

Alan Gross fue condenado a 15 años de prisión en Cuba en 2011 por "actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado". El contratista intentaba instalar una red de Internet para la pequeña comunidad judía de la Isla.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5