Los evangélicos denuncian un artículo complaciente de Associated Press

La reacción al escrito radica en que las fuentes citadas por la periodista de Associated Press son cercanas al Gobierno. (religionrevolución.blogspot.com)
La reacción al escrito radica en que las fuentes citadas por la periodista de Associated Press son cercanas al Gobierno. (religionrevolución.blogspot.com)

Ha causado malestar entre los pastores evangélicos el reportaje de la agencia Associated Press publicado el pasado lunes, que bajo el título de Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba hace una abierta defensa del régimen castrista en detrimento de la libertad religiosa.

La autora, Andrea Rodríguez, cita uno de los muchos ejemplos de pastores encarcelados por su fe en las primeras décadas del proceso revolucionario, para compararlo a continuación con la situación actual y desmentir el informe de la organización Christian Solidarity Worldwide. La organización, con sede en Londres, registró 2.380 violaciones a la libertad religiosa en Cuba en 2016. Entre ellas declarar ilegales a 2.000 iglesias de la Asamblea de Dios con 1.400 procesos de confiscación de propiedades. También denunció la persecución y encarcelamiento de feligreses, al igual que la destrucción de iglesias.

La reacción al escrito, que ha ido circulando por correo electrónico entre pastores y feligreses, radica en que las fuentes citadas por la periodista de Associated Press son cercanas al Gobierno, por lo que han conservado una serie de "privilegios" que debieran ser derechos inalienables para todos los cubanos.

El pastor Bernardo de Quesada, del Movimiento Apostólico, considera que el reportaje es "contraproducente" y "muy flojo en cuanto a la realidad de la religión en Cuba.

"Muchos de los que entrevistaron no hablaron con valor y la periodista lo hizo con una marcada apologética al sistema comunista", dice el líder religioso, quien además denuncia que Rodríguez solo mostró "una parte" de sus declaraciones.

Para Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios Convivencia y reconocido laico católico, "es común" que se confunda la libertad de creencia, la libertad de culto y la libertad religiosa

"Cuando me entrevistaron no dejé ver esas ideas con las que se redactó", añade.

Para Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios Convivencia y reconocido laico católico, "es común" que se confunda la libertad de creencia, la libertad de culto y la libertad religiosa, pero aclara "no son los mismos".

"En las primeras décadas de la revolución se nos perseguía por el simple hecho de creer, profesar una religión era un delito. Hoy nos hemos ganado ese espacio, no nos lo entregaron de buena voluntad los dirigentes del Gobierno", asegura Valdés. Reconoce que una mayoría de personas pueden asistir regularmente a sus ceremonias religiosas sin ser perseguidas, pero asegura que la libertad religiosa es mucho más que eso. "Cuando el Teniente Coronel Osvaldo (jefe del Departamento Técnico de Investigaciones en la provincia pinareña) me amenazaba en su oficina, decía que yo estaba cruzando la frontera entre el cristianismo y la contrarrevolución con el Centro de Estudios Convivencia. Él me instaba a practicar solamente mi fe dentro de la iglesia pero eso no es libertad religiosa y creo que los que en verdad tienen fe sienten la necesidad de vivirla".

Kiri Kankhwende, portavoz de Christian Solidarity Worldwide, acusó a las iglesias de no querer pronunciarse debido a la presión del Gobierno.

La Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista es la encargada de vigilar a los religiosos. La entidad realiza reuniones periódicamente con los principales representantes espirituales de cada municipio con el objetivo de evitar posibles actitudes contestatarias.

"Una vez estuvo asistiendo a mi congregación un disidente y al poco tiempo llegó un agente de la Seguridad del Estado a amenazarme con estorbar mis salidas del país si lo hacía miembro de la Iglesia", cuenta un pastor pinareño bajo condición de anonimato.

"A los que no viajan los presionan con la ilegalidad en las construcciones, porque ni a las iglesias legales les dan permisos para hacer templos y tenemos que decir que estamos haciendo una casa aunque por dentro la convirtamos en un salón para reunir a la iglesia", agregó.

Raúl Risco es un abogado disidente al que no le permiten ir a la Iglesia a celebrar su fe

Raúl Risco es un abogado disidente al que no le permiten ir a la Iglesia a celebrar su fe. "Muchas veces he sido maltratado o expulsado por pastores demasiado temerosos de perder las concesiones del gobierno" en Pinar del Río, donde reside.Ahora, para evitar las represalias sobre él o la comunidad, practica su fe sin asistir a las reuniones de su congregación.

Para le Pastor Bernardo de Quesada las demoliciones de los templos protestantes nada tienen que ver con la supuesta "ilegalidad de las construcciones" sino con la imposibilidad de conseguir permisos para edificarlos. "¿Quién estará más ilegal, la iglesia que no se legaliza o el Estado que no se lo permite?", se pregunta el líder religioso camagüeyano

"Hemos vivido todo tipo de represiones, desde la amenaza a los feligreses con la expulsión de los centros de estudio o trabajo por asistir a nuestra iglesia hasta arrestos masivos y violencia física contra los que se encontraban el día de la demolición de nuestro templo", dice compungida Dignora Marrero, que pertenece a la misma congregación. "Esa es nuestra realidad y no la que trata de presentar el Gobierno".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7