Avatares de pagar con dos monedas

En la caja un cartel anuncia “No hay menudos, ni pesos. Por favor coopere”. (14ymedio)
En la caja un cartel anuncia “No hay menudos, ni pesos. Por favor coopere”. (14ymedio)

En marzo de 2014 empezó el experimento de permitir el pago con moneda nacional en  las tiendas en pesos convertibles. La medida se ha ido extendiendo por todo el país e incluye algunos servicios gastronómicos y las reservaciones en los hoteles. Sin embargo, la escasez de dinero fraccionado afecta notablemente la iniciativa.        

“No hay menudos, ni pesos. Por favor coopere”, se lee al lado de la caja registradora de esta ferretería de La Habana. En la fila, la gente revisa sus bolsillos para completar justo el importe que cuesta una manguera, un bombillo o un sencillo conector para la antena del televisor. Quienes peor la pasan son aquellos que pagan con pesos cubanos (CUP), lo cual casi siempre implica un cambio en monedas de uno, cinco o diez centavos de CUC.

“Compañero, no se ponga tan estricto”, le suplica la empleada a un cliente que protesta por la dificultad. Pero entonces aparece alguien que paga con monedas de 25 centavos de CUC una brocha que cuesta tres pesos convertibles. Todos respiran aliviados. Al menos por esta vez han logrado sortear los obstáculos de la dualidad monetaria.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1