No hubo tasajo en el Cepero

Ciego de Ávila no tendrá en su alineación a José Adolis García que se encuentra con los Gigantes de Yomiuri en la Liga Profesional Japonesa de béisbol
Ciego de Ávila no tendrá en su alineación a José Adolis García que se encuentra con los Gigantes de Yomiuri en la Liga Profesional Japonesa de béisbol

Ni el mismo Carlos Martí lo cree, ya que llevó su caballería al Cepero con la máxima aspiración —tampoco fácil— de ganar uno de los dos juegos de este inicio de final. Los Alazanes han salido del terreno felino con dos increíbles triunfos.

Lo más sorpresivo, acaso, más que la doble victoria granmense, es la calidad de los partidos, por encima de la media del béisbol que se practica normalmente en el país. No estamos acostumbrados a que dos equipos jueguen dos veces y haya solo tres errores y escasas torpezas, no exploten los pitchers ni se imponga demasiado un conjunto por el desplome absoluto del contrario.

Por supuesto que Ciego era otra vez el favorito, por su tradición de home club ganador y por los números de Vladimir Baños, abridor con 15 campañas en su historial. Noelvis Entenza aportaba sólidas esperanzas a su equipo visitador también, pero no era lógico un segundo desastre para los avileños, como ocurrió porque, entre otros factores, Entenza tuvo una noche de lujo.

Por supuesto que Ciego era otra vez el favorito, por su tradición de 'home club' ganador y por los números de Vladimir Baños, abridor con 15 campañas en su historial

Los Alazanes, espoleados por el dominio anterior, empezaron anotando desde el arranque, con un doble —segundo de finales— de Yordan Manduley y un hit de Yunior Paumier. No obstante, la entrada cerró solo 1-0.

Dominaba Entenza, pero a Baños no le iba mal, pues terminaba el segundo con cuatro ponches y en el tercero había retirado a ocho bateadores en línea. A la defensa se lucían ambos elencos, sobre todo los Alazanes. Y el cuarto fue de 1-2-3 para Baños otra vez.

Apareció entonces el primer imparable contra Entenza, que ya había retirado a nueve. Pero nada. Guillermo Avilés pegó en el quinto el tercer hit del equipo, que no conectaba desde el primero. Pero ya. El juego iba con prisa. No derrochaban lanzamientos los serpentineros. Escaramuzas, buenas jugadas, deslices, en el sexto, mas todo igual: Entenza controlando cerrado, Ciego sin anotar en 14 entradas.

La decimoquinta base por bola —primera de Baños— para Alfredo Despaigne en el play off llegó en el séptimo capítulo, seguida por un tubey de Denis Laza y un hit del oportunísimo Carlos Benítez: 3 por 0 para Granma. Y suficiente para Baños, que cedió el box a Erlys Casanova que pudo frenar a los caballos.

Ni remotamente los avileños están vencidos, pero necesitan garras de verdaderos tigres para el sábado a las cuatro de la tarde

Por su parte, Entenza insistía en su formidable trabajo, apoyado por los suyos, que no perdían el ánimo, aunque tampoco los Tigres se achicaban. El siempre peligroso Despaigne dio un batazo en el octavo que, cuando ya pasaba la cerca, fue atrapado sobre el borde por un efectivo salto de Julio Pablo Martínez.

Sobre los 100 lanzamientos, Entenza regaló una base y permitió un hit de Yorbis Borroto, lo cual indicaba que ya había hecho lo suyo, permitiendo solo 3 batazos. Fue recibido de pie por su caballería. Miguel Lahera —que la noche antes se impuso con 35 envíos— regresó al campo. "¡Sí se puede!", coreaban las gradas repletas. El gran relevista entró con su habitual slider veloz y estuvo a punto de acabar ya el episodio, pero un error del certero Manduley, luego de 15 ceros consecutivos para los avileños, complicó la situación de modo que el marcador quedó 3-2.

Ya no se movió de ahí. Dominó Casanova en el noveno, pero también Lahera, que se anotó el primer salvado. Perdió Baños (2-1) y el éxito fue para un crecido Entenza (3-0). Los Alazanes, fuera de todo pronóstico, daban dos veces y los favoritos se quedaban con las ganas, sin producir en el momento preciso y sin domar a unos potros devenidos salvajes.

Los Alazanes, fuera de todo pronóstico, daban dos veces y los favoritos se quedaban con las ganas, sin producir en el momento preciso y sin domar a unos potros devenidos salvajes

En la conferencia de prensa televisiva posterior, Martí confesó que aquel no era el resultado al que aspiraban: "Los muchachos se han comportado a la altura de un play off de nivel", dijo.

De hecho expresó que, si bien la dirección granmense había calculado en 50% sus posibilidades de triunfo ante Ciego, ahora podían ser de un 70%.

No es un cálculo ambicioso ni mucho menos. Roger Machado opinó, en la misma conferencia: "Estamos un poquito en desventaja, pero este equipo de nosotros es grande y está acostumbrado a jugar play off. Esto es de 7 a ganar 4".

"Estamos buscando la alineación que nos funcione, pero es que el equipo no está bateando, y debe despertar", añadió.

Claro que sí, porque ya no es, para los Tigres, 7 a ganar 4, sino, en este momento —y cuando lleguen a Bayamo a enfrentar al mejor lanzador de la temporada—, 5 a ganar 4, que no es lo mismo. En tanto, los Alazanes solo necesitan 2 triunfos en 5 salidas.

Ni remotamente los avileños están vencidos, por supuesto, pero necesitan garras de verdaderos tigres para el sábado a las cuatro de la tarde, pues, si no se imponen entonces, luego tendrían que ganar 4 de 4 ante unos caballos que parecen desbocados.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3