Conjuro contra la envidia

“Si mi prosperidad te molesta, haz como yo: trabaja”, escribió este emprendedor del poblado de Alquízar, conocido como El Pata. (14ymedio)
“Si mi prosperidad te molesta, haz como yo: trabaja”, escribió este emprendedor del poblado de Alquízar, conocido como El Pata. (14ymedio)

El personaje humorístico de Pánfilo dio en el clavo el pasado lunes cuando se quejó de la ojeriza que mostraban muchos compatriotas al ver la bonanza ajena. “Si en este país se exportara la envidia, el producto interno bruto seguro que se disparaba”, sentenció el simpático anciano obsesionado con la libreta de abastecimiento. Su chiste arrojaba luz sobre una dolorosa realidad.

“Si mi prosperidad te molesta, haz como yo: trabaja”, escribió este emprendedor del poblado de Alquízar, conocido como El Pata, en la pared del taller de herrería donde produce rejas y otros accesorios. El hombre colocó la frase para exorcizar la inquina de muchos vecinos que ven con malos ojos el crecimiento de su pequeño negocio y su independencia económica del Estado.

El día en que pintó el conjuro contra la envidia, El Pata había recibido la visita de dos inspectores, sorteado la vigilancia del presidente del Comité de Defensa de la Revolución y recibido una advertencia de la policía mientras acarreaba unos trozos de metal para su taller. Aunque no espera que su máxima lo proteja de esos males, al menos le sirve de alivio cada vez que reflexiona sobre lo difícil que resulta prosperar en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12