Consumidores antes que ciudadanos

Mara Góngora, Eduardo Mora y Yisel Filiu en el set del programa Buenos Días. (Fuente: Facebook)
Mara Góngora, Eduardo Mora y Yisel Filiu en el set del programa Buenos Días. (Fuente: Facebook)

Somos más consumidores que ciudadanos. Esa es la conclusión que se puede sacar luego de haber visto el espacio Con sentido propio del programa Buenos Días. En la introducción nos anunciaban que el tema a tratar serían los derechos que conocemos, los derechos que nos violan, el conocimiento y cumplimiento de la Constitución de la República.

Pero cuál no sería nuestra frustración al comprobar que, a lo largo de todo el tiempo que ocuparon en pantalla especialistas, diputados y pueblo en general, entrevistados en la calle o en el estudio, no se dijo una palabra sobre el trato que le da la policía a los ciudadanos, la retención indebida de artículos en la Aduana, el tiempo en que una persona permanece encarcelada sin juicio, las innumerables violaciones devenidas de la falta de derecho a la expresión o a la asociación y una larga cadena que no cabría en este espacio.

En su lugar el comentarista, en los primeros minutos, dio lo que sería el pie forzado a las subsiguientes "protestas", entre ellas el producto que nos pesan incorrectamente, el vuelto que no nos dan o el comprobante que no entregan en la caja de los mercados. La crítica más profunda se refirió a la ausencia o escasez de ejemplares de nuestra Constitución y la poca divulgación que se le da a las leyes.

Apelando al truco de mencionar lo general trascendente para anclarlo luego a particularidades de menor peso, pudieron escucharse declaraciones como: "Nuestro problema fundamental es que no conocemos nuestros derechos o los conocemos muy poco. No nos educaron con una cultura jurídica. Ahora nuestros derechos se violan y no sabemos qué hacer, peor, nos violan los derechos y ni siquiera lo sabemos."

Dos jóvenes, la diputada Dayana Fundora y la especialista Maidelis Riguero, ambas de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, se concentraron en los derechos que disfrutan los cubanos, como el de la educación, la salud y el trabajo, e hicieron alusión a que en estos momentos se trabaja en la creación de una Ley de Protección al consumidor. Las entrevistas en la calle tuvieron su instante más atrevido cuando le preguntaron a una señora si le parecía correcto que le revisaran la cartera en la calle, a lo que ella respondió que si ella no había cometido ningún delito no sería necesario registrarla. Pero la mayoría de las entrevistas seleccionadas se refirieron al peso de las mercancías o a la calidad de los productos. Prevaleció también la inutilidad de hacer reclamaciones porque en la mayor parte de los casos no se recibe una respuesta.

Pero la joya de la corona la puso una voz en off cuando dijo: "En tanto la población conozca los mecanismos para reclamar sus quejas, encuentre oídos receptivos, halle soluciones a sus reclamaciones y perciba que denunciar una acto negativo no representa un nivel de conflictividad, sino un aporte para mejorar, entonces se romperán algunas cadenas de complicidad que tienen su origen en el incumplimiento de los deberes ciudadanos."

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9