Raúl Castro dice que todo el que desee regresar tiene derecho a hacerlo

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, finaliza su visita oficial con un encuentro con su homólogo cubano

El presidente Raúl Castro recibe a su homólogo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, este martes en la sede del Consejo de Estado. (EFE/Ernesto Mastrascusa)
El presidente Raúl Castro recibe a su homólogo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, este martes en la sede del Consejo de Estado. (EFE/Ernesto Mastrascusa)

(EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, expresó este martes su confianza para una pronta solución a la crisis de miles de cubanos varados en su territorio, tema de carácter "multinacional" que abordó con su homólogo cubano, Raúl Castro, en el cierre de su visita oficial a la Isla.

"Estamos trabajando intensamente en el plano diplomático para lograr acuerdos que permitan la salida de los cubanos", antes de la cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) del próximo viernes, señaló Solís en una conferencia de prensa previa a su encuentro con el presidente cubano.

De ese encuentro sólo ha trascendido un comunicado de la Cancillería cubana en el que se informa que ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de encontrar "lo antes posible una solución adecuada que tome en cuenta el bienestar de los ciudadanos cubanos concernidos y contribuya a garantizar una migración legal, segura y ordenada".

Castro indicó que los migrantes cubanos que deseen regresar a su país "tienen todo el derecho a hacerlo" y responsabilizó de nuevo a EE UU de esa situación

Según la nota oficial, Castro indicó que los migrantes cubanos que deseen regresar a su país "tienen todo el derecho a hacerlo" y responsabilizó de nuevo a EE UU de esa situación, ya que sus políticas migratorias como la Ley de Ajuste "alientan la migración ilegal y ponen en peligro la integridad de los migrantes".

Aunque no se han dado detalles sobre las opciones que se barajan para desbloquear la situación de los migrantes, Solís indicó en su encuentro previo con la prensa que espera que "de aquí a pasado mañana" haya buenas noticias respecto a estos trámites, "que siendo intensos, aún no deparan anuncios significativos respecto a la voluntad de los países involucrados".

Solís aseguró sentirse "defraudado" porque no se ha cumplido con "el espíritu de entendimiento" con que los países centroamericanos -"incluidos los que hoy se niegan"- suscribieron el pasado octubre un acuerdo a solicitud de Costa Rica para facilitar el "tránsito seguro" de los cubanos.

Según datos oficiales, desde el pasado 14 de noviembre Costa Rica ha entregado 5.366 visas de tránsito a cubanos que llegaron a la frontera con Panamá, donde hay 2.238 esperando ingresar a territorio costarricense, en su afán por llegar a EE UU, incitados por los beneficios de la Ley de Ajuste Cubano.

La crisis estalló un día después cuando Nicaragua cerró sus fronteras a los cubanos y detuvo por la fuerza a unos 800 que trataron de avanzar ilegalmente.

La mayoría de los cubanos que emigran emprenden un largo periplo por parte de Latinoamérica, que inician en su mayoría desde Ecuador, el único país de la región que no requería visado a los cubanos, situación que cambió a partir del 1 de diciembre, cuando el país andino comenzó a exigir visas de turistas a los ciudadanos de la Isla.

Aunque la crisis migratoria fue uno de los puntos fundamentales a tratar en la primera visita de Solís a Cuba, su objetivo principal ha sido "abrir puertas para generar condiciones favorables" y promover "relaciones mucho más intensas" entre los dos países

Hasta el momento esta es la única medida adoptada para tratar de frenar el flujo de emigrantes que recorren 7.700 kilómetros y cruzan ocho fronteras hasta llegar a Estados Unidos.

Costa Rica ha intentado encontrar una solución diplomática, pero el 24 de noviembre fracasó su propuesta de crear un corredor humanitario regional, presentada en una reunión de cancilleres del SICA, a la que se sumaron México, Ecuador, Colombia y Cuba.

Según Costa Rica, México está dispuesto a permitir el paso de los cubanos pero sólo si llegan por una frontera terrestre, es decir desde Guatemala o Belice, que se han negado a servir de puente aéreo para trasladar a los cubanos a su destino final en EE UU.

"No estamos siendo serios con este compromiso internacional", advirtió el mandatario, que afirmó que este problema es "principalmente humanitario" al que no hay que ver sólo "en un contexto de geopolítica".

Aunque la crisis migratoria fue uno de los puntos fundamentales a tratar en la primera visita de Solís a Cuba, su objetivo principal ha sido "abrir puertas para generar condiciones favorables" y promover " relaciones mucho más intensas" entre los dos países, precisó.

El encuentro con Raúl Castro significa para Solís el "finiquito" de un proceso de normalización en los nexos bilaterales, iniciado en la década de 1990 y que tuvo como hito el restablecimiento oficial de los vínculos en 2009.

"Hemos cumplido exitosamente los objetivos de esta visita" confirmó el mandatario costarricense, que destacó el acercamiento entre el sector empresarial de las dos naciones y anunció la concreción de un centenar de citas de negocios entre los cubanos y los más de 50 empresarios que conforman su delegación.

Solís informó además que se han firmado convenios para cooperar en sectores como el turismo y la enseñanza superior.

Cuba es el cuarto destino de las exportaciones de Costa Rica, a donde vendió el pasado año 38,5 millones de dólares, gracias a 34 empresas que colocaron en el mercado cubano un centenar de productos entre los que destacaron la leche en polvo y algunos medicamentos con antisueros.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20