Cuba recupera raro ejemplar de primer atlas moderno, robado y llevado a EE UU

Cuba recupera ejemplar robado del primer atlas moderno de la historia. (EFE)
Cuba recupera ejemplar robado del primer atlas moderno de la historia. (EFE)

(EFE).- Cuba recuperó un valioso ejemplar del que está considerado el primer atlas moderno -del que solo existen tres copias en el mundo- tras haber sido robado de los fondos de la Biblioteca Nacional de la Isla entre 1991 y 1993 y llevado a EE UU, informan este sábado medios oficiales del país caribeño.

El "Theatrum Orbis Terrarum" de Abraham Ortelius, editado en 1570, es una de las obras más valiosas del patrimonio cubano y fue devuelta en "gesto ético" el 6 de abril por el Boston Athenaeum, una prestigiosa biblioteca estadounidense que pagó una alta suma por él sin conocer la procedencia de la obra.

El director de la Biblioteca Nacional de Cuba "José Martí" (BNCJM), Eduardo Torres Cuevas, recibió el libro y lo trajo de vuelta a Cuba, donde ya fue regresado a la Colección de Raros y Valiosos de la institución, explicó ayer en una conferencia de prensa a la que no fueron invitados los medios extranjeros acreditados en la isla.

Torres Cuevas explicó que tras el robo y la salida del valioso libro del país, fue vendido en la Florida al anticuario bostoniano David L. O'Neill, para lo cual se trataron de borrar sin éxito los sellos que avalaban la pieza como propiedad de la Biblioteca Nacional de Cuba.

El director de la Biblioteca Nacional de Cuba "José Martí" (BNCJM), Eduardo Torres Cuevas, recibió el libro y lo trajo de vuelta a Cuba, donde ya fue regresado a la Colección de Raros y Valiosos de la institución

El Boston Athenaeum pagó "un elevado precio" por el ejemplar en 1999 y lo envió al Centro de Conservación de Documentos del nordeste de Boston, donde se comprobó la existencia de los sellos dañados y quedó demostrado que la pieza pertenecía a la Biblioteca José Martí.

El proceso de devolución "pasó por varios intervalos, entre ellos la confirmación de que la BNCJM jamás había hecho dejación de este bien cultural", y la aprobación "por unanimidad" de la Junta del Boston Athenaeum, en 2016, de la devolución del Ortelius Atlas.

Torres Cuevas subrayó "el gesto ético y honroso" de los directivos de la institución estadounidense y "el cuidado y seriedad al tratar tan delicado asunto" por parte de Elizabeth Barker, directora de la Biblioteca del Ateneo.

Sobre el robo y cómo un ejemplar tan valioso pudo salir del país, el prestigioso historiador reconoció que Cuba vivió "un periodo en el que estas cosas no fueron lo suficientemente resguardadas, sobre todo porque se descansó mucho en la honestidad y profesionalidad de los trabajadores de estas instituciones".

"El complejo contexto vivido entre el 89 y el 94 (cuando la Isla vivió los momentos más intensos de la crisis conocida como el Periodo Especial) fue propenso para que ladrones de obras de arte saquearan algunas instituciones del país", dijo Torres Cuevas.

"El complejo contexto vivido entre el 89 y el 94 fue propenso para que ladrones de obras de arte saquearan algunas instituciones del país"

Además aseguró que la biblioteca cubana ha identificado otras obras desaparecidas en su fondo, estimado en alrededor de 6 millones de libros y significó que seguirán "recuperando lo que en esa época se perdió", aunque también reconoció el trabajo que se realiza actualmente "para evitar que hechos como este ocurran".

El Theatrum Orbis Terrarum está considerado como el primer atlas moderno del mundo y fue publicado en 1570 por el erudito y geógrafo flamenco Abraham Ortelius (1527-1598) en Amberes, Bélgica.

Aunque existen otras 31 publicaciones de la obra, esta en particular es la edición príncipe, de la que se conservan solo tres copias: la devuelta a Cuba, una en la Biblioteca de Madrid y otra resguardada en una colección privada.

El valioso Atlas Ortelius llegó a la Biblioteca Nacional de la Isla gracias a un coleccionista cubano, que lo compró cuando "durante la Segunda Guerra Mundial bajó el costo de todo en Francia" y antes de su muerte, decidió donarlo para su conservación.

En 2014 Cuba confirmó el robo de "un importante" grupo de piezas del almacén del Museo Nacional de Bellas Artes en La Habana, en su mayoría obras de arte cubano, de las que distribuyó una lista para evitar su tráfico ilícito dentro y fuera del país.

La primera información sobre la sustracción había trascendido en Miami (EE UU), donde una galería compró una pintura perteneciente al Museo cubano, sin saber que había sido robada.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9