Largas colas en Plaza de la Revolución para despedirse de Fidel Castro

Funeral de Fidel Castro. (14ymedio)
En la Plaza de la Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población, y tres puntos de homenaje. (14ymedio)

El memorial a José Martí de la Plaza de la Revolución abrió este lunes sus puertas para que los cubanos puedan despedirse del expresidente Fidel Castro, fallecido el pasado día 25 y cuyas cenizas han sido instaladas en ese emblemático lugar de La Habana, donde permanecerán dos días. Las personas llegan en grupos, por los centros de trabajo, y las escuelas se dieron cita en algunos puntos cercanos a la plaza.

Cientos de personas hicieron cola desde primera hora aguardando a que dieran las nueve de la mañana (14.00 GMT) para rendir tributo al líder cubano en el mismo emblemático escenario en el que pronunció la mayor parte de sus largas arengas. Las autoridades pidieron acudir vestidos con una pieza roja, azul o blanca y sin gorra ni sombrero. Algunos traen gladiolos, otros rosas.

No estaba la urna con las cenizas del comandante, como muchos en la fila esperaban, aunque los restos cremados del Fidel sí viajarán a partir del miércoles por la Isla, hasta Santiago de Cuba, donde se celebrará su funeral el 4 de diciembre.

A la misma hora a la que comenzaba este homenaje se dispararon simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba 21 salvas de artillería en homenaje al comandante en jefe de la Revolución, que murió a los 90 años tras una década alejado del poder por problemas de salud.

Este acto marca el inicio de una semana de honras fúnebres que culminará el próximo domingo con el entierro de los restos mortales de Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia

En la Plaza de la Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población, y tres puntos de homenaje exactamente iguales, en ninguno de los cuales se observa a simple vista la presencia de las cenizas. Todos esos puntos están presididos por una gran fotografía de Fidel Castro, en la que se le ve de cuerpo entero mirando al horizonte y ataviado con su icónico uniforme verde olivo.

También hay dos ofrendas florales, una del Partido Comunista de Cuba y otra en nombre del pueblo cubano, así como un expositor con las principales condecoraciones que recibió Castro en vida.

Flanqueando esa suerte de altares, rinden guardia de honor miembros del batallón de ceremonias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y representantes del Consejo de Estado de Cuba, entre ellos la contralora general de la República, Gladys Bejerano, el ministro de Transporte, Adel Yzquierdo, y el secretario de ese órgano, Homero Acosta.

En la Plaza de la Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población, y tres puntos de homenaje. (14ymedio)
En la Plaza de la Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población, y tres puntos de homenaje. (14ymedio)

En el lugar no se ha visto por el momento al presidente cubano, Raúl Castro, ni a otros familiares del líder fallecido como su viuda, Dalia Soto del Valle, o sus hijos.

Las personas desfilan con fluidez: hay mujeres que lanzan besos, muchos se secan las lágrimas con pañuelos y algunos no pueden evitar los sollozos, que resuenan por encima de los susurros y del sonido de las cámaras fotográficas en el ambiente solemne que se vive en este acto.

"He venido a cumplir con mi deber patriota y revolucionario, en honor a nuestro comandante en jefe, que murió como comandante invicto", afirmó a Efe Jesús, un hombre de 85 años que colaboró con la lucha clandestina antes de la Revolución en Ciego de Ávila.

Tampoco quisieron dejar de despedirse del comandante estudiantes de secundaria como Idoliris, de 16 años, quien, mientras esperaba en la larga cola para entrar al memorial, sentía "tremendo orgullo" de poder despedirse de Fidel y "tremenda pena" por haber perdido a un líder de su magnitud, aunque "su recuerdo estará siempre presente".

"Aquí se siente mucho dolor. Todos estamos muy consternados por la muerte de nuestro comandante porque todos lo queríamos de corazón, sin hipocresía", aseguraba a Efe Félix Jardines, un abogado de 58 años, mientras esperaba en la cola para entrar al homenaje.

Aunque Cuba lleva ya dos días de luto de los nueve decretados por el Gobierno, este acto marca el inicio de una semana de honras fúnebres que culminará el próximo domingo con el entierro de los restos mortales de Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba. Los habitantes de La Habana tendrán hasta mañana para homenajear a Castro en esa plaza, donde a las 19.00 se celebrará un multitudinario acto de despedida al que acudirán mandatarios y personalidades.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 47