Dagoberto Valdés hijo denuncia su “exclusión” de un programa radial deportivo

Daguito Valdés Delgado denuncia que se le niega la posibilidad de trabajar gratis en su propio país mientras se le reclama desde fuera de él. (Facebook)
Daguito Valdés Delgado denuncia que se le niega la posibilidad de trabajar gratis en su propio país mientras se le reclama desde fuera de él. (Facebook)

Dagoberto Valdés Delgado, hijo del conocido activista del mismo nombre, denuncia a través de un comunicado difundido por correo electrónico su "exclusión arbitraria" del programa Sábado Deportivo en la emisora Radio Guamá de Pinar del Río, una salida en la que ve motivaciones políticas y una penalización por su vínculo familiar con un disidente.

Daguito, como lo conocen sus amigos, achaca la decisión a su relación familiar con "un pensador e intelectual cubano" cuyo "único pecado" ha sido disentir del Gobierno y "escribir lo que piensa en una revista".

El espacio deportivo, que acababa de estrenarse en la emisora local, buscaba convertirse en algo "diferente", según aclara el propio Dagoberto en el texto. El joven fue convocado para ser "la voz del fútbol" en el programa, una tarea que realizaba sin recibir salario alguno.

Dagoberto Valdés Delgado participó en el primer programa y posteriormente en el debut oficial de Sábado Deportivo que se transmitió el sábado 2 de julio, una actuación por la que fue felicitado "por varias personas incluyendo directivos de la emisora", asegura en su texto.

Pocos días después, funcionarios de la radio le comunicaron de manera verbal que no podía seguir desempeñándose como comentarista al carecer de "un título de graduado en Cultura Física", explicó el joven vía telefónica a este diario.

Los directivos alegaron que, desde hace varios años, hay una regulación que impide a los no diplomados en esa carrera comentar eventos deportivos. La explicación no satisfizo al comentarista del deporte rey, quien asegura que ese requisito no se aplica a los invitados que colaboran de manera gratuita en los programas radiales, como era su caso.

Los directivos alegan que una regulación impide comentar eventos deportivos a los no diplomados en esa carrera, pero Valdés afirma que ese requisito no se aplica a los invitados que colaboran de manera gratuita

El apasionado del fútbol considera que para el Gobierno cubano "vale mucho más la lealtad política y tener pedigrí revolucionario que poseer conocimiento, demostrar talento y ser trabajador". Una práctica que iguala a la Ley familiar de la Herencia del Delito que se practica en Corea del Norte, asegura.

No importa el currículo ni el prestigio ganado, se queja Dagoberto en su carta, "lo que importa para hablar de deportes" es ser "fiable". A renglón seguido asegura que jamás ha hablado de política, porque no le interesa.

Considera que el acto de "ser discriminado y juzgado" por algo que no ha hecho es "injusto y mezquino".

El joven colabora frecuentemente con emisoras y medios dedicados al fútbol en Europa y América Latina, pero denuncia que en su país no puede trabajar "ni siquiera gratis".

"Sueño con hablar de fútbol a los cubanos y no me dejan", concluye su texto, aunque vaticina que "algún día (no muy lejano) las cosas cambiarán" y en los medios de prensa cubanos no estarán "los cuadros, sino los mejores y más preparados".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28