Despedido "como un perro" por ironizar sobre Fidel Castro

Leamsy Requejo Lorite, que trabajaba como conservador en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, fue expulsado de su centro laboral este martes, después de publicar en la red social Facebook un texto irónico sobre la muerte de Fidel Castro, acusándolo de deberle miles de pesos que nunca le pagó por el trabajo de toda su vida.

"Buenos días a los que no saben la verdadera realidad de Cuba", dice Requejo en un video colgado en su perfil de Facebook y en el que denuncia el despido del que fue objeto. "Me entristece muchísimo usar mi perfil de Facebook para dar esta noticia. El abuso aquí en Cuba se hace cada vez más evidente", agrega.

El 26 de noviembre, un día después de la muerte de Fidel Castro, ese cubano de 31 años escribió el post por el cual lo despidieron. Según explica a 14ymedio vía telefónica, sus compañeros de trabajo se encargaron de denunciarlo ante la administración del museo.

"Me siento tan triste pero tan triste que falleció una persona que era la que me pagaba mi salario mensual desde que trabajo" se puede leer en su Facebook.

La razón que esgrimió la administración para expulsarlo fue el comentario negativo realizado contra "un ídolo de la revolución cubana"

"Se fue y no me pagó lo que debía. Se fue debiéndome miles de pesos".

"El lunes se me acerca Oscar Antuña, subdirector técnico del museo, y me regaña por haber colocado esas palabras en Facebook. Todavía no habían tomado la decisión de despedirme, pero ya se rumoraba. Un día después, me dice que me va botar porque no soy confiable", dice Requejo.

"Todavía no me han dado la carta de despido, pero al menos verbalmente ya me expulsaron. Además, me han dicho que no puedo siquiera entrar al museo", agrega.

La razón que esgrimió la administración para expulsarlo fue el comentario negativo realizado contra "un ídolo de la revolución cubana". Requejo se pregunta qué tipo de ídolo es ese a quien él nunca le dio su voto para representarlo.

"En una de las discusiones me amenazaron con que no solo me botarían del museo, sino que no podría trabajar nunca más en instituciones estatales", sostiene.

Ante la posibilidad de quedarse sin sustento y además marcado como "contrarrevolucionario", Requejo amenaza con llamar a los medios internacionales para denunciar su caso, lo que precipitó finalmente la decisión de despedirlo.

"Me catalogaron como no confiable y me maltrataron verbalmente", explica, aunque asegura que él tampoco se quedó corto de palabras para defenderse de los ataques.

Requejo trabajaba como especialista en conservación junto a otros seis colegas, percibiendo 365 pesos (14,6 dólares) al mes, lo cual era complementado por 12 CUC mensuales que le entregaba para que pagara su almuerzo.

"Era una mierda el salario, pero malo que bueno, tenía de qué sostenerme", comenta. "En dos años que llevaba en ese departamento siempre fui el mejor, pero ahora me botan como un perro".

"No puedo entender qué tiene que ver mi Facebook personal con mi centro de trabajo. Me expulsan del museo por simplemente emitir una opinión política, eso va contra todo derecho"

"No puedo entender qué tiene que ver mi Facebook personal con mi centro de trabajo. Me expulsan del museo por simplemente emitir una opinión política, eso va contra todo derecho".

Requejo dice que tiene miedo por la presión de la Seguridad del Estado sobre él y que le apena que este hecho destruya su vida laboral.

Su jefa inmediata, Anniubys Garcia Blanco, se negó a contestar las múltiples llamadas de 14ymedio para obtener declaraciones, al igual que el subdirector técnico del museo, Oscar Antuña.

"Yo no sé qué va a pasar conmigo, porque también trabajo en el museo", explica la madre de Requejo, Barbara Lorite. "Lo único que tenemos claro es que lo botaron, está fuera. Probablemente, a mí también me saquen cuando regrese de mis vacaciones", añadió.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 94