EE UU anuncia planes para reemplazar la Oficina de Transmisiones a Cuba

Estudio de Radio Martí. (archivo)
Estudio de Radio Martí. (Archivo)

El Gobierno de EE UU anunció este martes planes para reemplazar la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), que administra Radio y Televisión Martí, con una “concesionaria en idioma español”. La Junta de Gobernadores de Transmisiones (BBG) no ofreció más detalles sobre la propuesta.

“BBG solicita autoridad para establecer una nueva organización no federal de medios en idioma español, que recibiría una subvención de parte de la BBG y realizaría las funciones de la actual Oficina de Transmisiones a Cuba”, se limitó a explicar en un documento.

El cierre de operaciones de Radio y Televisión Martí está entre las peticiones del Gobierno de Cuba en el proceso de deshielo iniciado en diciembre de 2014.

Las transmisiones a Cuba arrancaron bajo la administración del presidente Ronald Reagan en los ochenta para ofrecer información diferente a los medios cubanos controlados por el Gobierno de La Habana y así contribuir a la erosión del régimen de Fidel Castro.

En diciembre pasado fue nombrada una nueva directora para la OCB, la puertorriqueña María Malule González que reemplazó al abogado Carlos García-Pérez, quien condujo la entidad desde el 2010.

La noticia de este martes ha provocado alarma entre los más de 100 empleados de Radio y Televisión Martí, cuyos estudios están en Miami

En ese momento no se anunció ningún cambio en el contenido de la programación ni en el presupuesto de operaciones, que asciende a más de 27 millones de dólares anuales.

La noticia de este martes ha provocado alarma entre los más de 100 empleados de Radio y Televisión Martí, cuyos estudios están en Miami, según una información aparecida en el Nuevo Herald. El diario reportó que un empleado que pidió el anonimato dijo estar preocupado por “perder los beneficios federales” con la “privatización de las operaciones”.

El director ejecutivo de BBG, John F. Lansing, aseguró en una conferencia de prensa telefónica que el cambio busca principalmente ahorrar en los costos de operación e incrementar la “flexibilización” de la oficina.

“Nada en esta propuesta cambia la misión de OCB que permanecerá como es ahora, dinámica, importante y crucial”, apuntó Lansing, quien no augura grandes cambios de inmediato y advierte que toda transformación deberá pasar por el Congreso.

“La misión de OCB no quedaría afectada, sería exactamente la misma misión al mismo nivel de financiación, nada alteraría eso”, indicó. “En segundo lugar, cualquier cambio, cualquier desfederalización de OCB aún quedaría sujeto a un proceso legislativo, donde podría o no podría ocurrir, y, tercero, el efecto que tendría dependería de si tiene lugar, y si en realidad tiene lugar, de cómo quedaría diseñado en algún momento en el futuro”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21