'The New York Times' critica la detención de activistas y periodistas

La artista cubana  Tania Bruguera, quien divide su tiempo entre Estados Unidos y La Habana, viajó a la isla hace unos días con la intención de llevar a cabo un novedoso experimento. Hizo un llamado a que los cubanos de diversos sectores de la sociedad se dieran cita en la icónica Plaza de la Revolución el martes a las 3 p.m., y expresaran a micrófono abierto su visión sobre la nueva era en el país. El evento, diseñado como una mezcla de obra artística y protesta, fue  promovido en redes sociales usando la etiqueta # YoTambiénExijo.

El plan de Bruguera representó la primera prueba de si la decisión del Presidente Obama de  comenzar a normalizar la relación entre los dos países incentivaría al régimen de los Castro a ser más tolerante de las voces críticas. Lastimosamente, aunque no es de sorprender, el gobierno impidió que prominentes críticos, entre ellos Bruguera, acudieran a la plaza. Algunos fueron detenidos y a otros no se les dejó salir de su casa. Finalmente, el evento no se realizó.

Las autoridades en Cuba parecen haber titubeado a la hora de decidir cómo prevenir que el proyecto de Bruguera se convirtiera en un encuentro masivo de críticos. No impidieron que ingresara al país, aunque ella anunció su plan de antemano. En días recientes, funcionarios del Consejo Nacional de las Artes Plásticas se reunieron con Bruguera.  En un comunicado, el consejo informó que consideraba el proyecto de la artista “inaceptable”, debido al punto de encuentro escogido y la “amplia cobertura mediática”, en medios que son críticos del gobierno. Los funcionarios sugirieron que el evento se realizara en un centro cultural, según el comunicado, y señalaron que en ese caso, el gobierno tenía previsto reservarse el “derecho de admisión” a gente cuyo “único interés sea la provocación”.

Fue evidente el martes a qué tipo de personas hacía alusión el comunicado. Agentes de seguridad detuvieron al periodista Reinaldo Escobar, el marido de la popular bloguera Yoani Sánchez, cuando salía de su casa y previnieron que ella saliera, según información difundida por  14ymedio, el medio de noticias digital que dirige la pareja.  Eliécer Ávila, un joven disidente que fundó el movimiento político “ Somos +”, fue detenido junto con Escobar.

Al silenciar voces críticas, el Gobierno cubano está dejando en claro que no está dispuesto a permitir libertades básicas que gozan la gran mayoría de ciudadanos en el hemisferio. Su conducta en este caso, desafortunadamente, dará más vigor a quienes se oponen al giro histórico que Obama le dio a la política estadounidense respecto a Cuba.

Las medidas de mano dura por parte del Gobierno cubano les proporcionará más herramientas el año entrante, cuando los Republicanos van a controlar ambas cámaras en el Congreso, para frenar las medidas que la administración Obama quiere tomar bajo la autoridad de la rama ejecutiva. Así mismo, será menos factible que la rama legislativa adopte medidas para retirar las sanciones que Washington impone a la isla. Eso sería lamentable, y a largo plazo, una dinámica contraproducente auto-infligida para La Habana.

Este texto fue publicado originalmente en  The New York Times.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36