Un incendio destruye un almacén del Fondo de Bienes Culturales en Centro Habana

Incendio en La Habana
El incendio redujo a cenizas un almacén y las oficinas del Fondo de Bienes Culturales. (14ymedio)

Un incendio redujo a cenizas, el lunes, un almacén y las oficinas del Fondo de Bienes Culturales, que gestionaba materias primas para la producción artística en la calle Subirana, entre Benjumeda y Santo Tomás, en Centro Habana. El fuego se propagó rápidamente y precisó de varias brigadas de bomberos para ser sofocado, debido a su intensidad y el material inflamable almacenado en el lugar.

Beatriz Noa, residente en Subirana 301, contó a 14ymedio que "las llamas salían por las ventanas del frente y el humo negro cubría todas estas calles". Cuando se asomó a la puerta de su vivienda "ya la zona estaba tomada por fuerzas policiales y bomberos, pero tuvieron que pedir refuerzo de comandos cercanos".

Según los vecinos, el siniestro se inició cuando algunas chispas de soldaduras cayeron sobre los rollos de telas que se almacenaban en el lugar. Las llamas alcanzaron rápidamente las oficinas, los talleres y la mueblería que albergaba el local.

El Ministerio del Interior ha comenzado una investigación para precisar las causas del incendio.

El Ministerio del Interior ha comenzado una investigación para precisar las causas del incendio

Las imágenes de las llamas se difundieron rápidamente a través de la aplicación Zapya, muy utilizada para compartir contenido a través de los teléfonos móviles. Los curiosos filmaron desde las azoteas aledañas, pero en la medida que el fuego se extendió, los efectivos policiales desalojaron el área.

"Eran muchos los bomberos que llegaron a apoyar a los primeros, porque las llamas salían por todas partes y los carros llegaron casi sin agua, pero fue más de una hora para apagarlo completamente", cuenta Carlos, un joven que grabó todo con su celular desde lo alto de un edificio cercano donde "se veía todo bien".

Noelia Fuentes, residente en la calle Subirana, entre Santo Tomás y Clavel, explicó que el olor a quemado se extendió rápidamente por todo el barrio y los vecinos salieron para ver qué sucedía. "Pero cuando vimos que eran muchas las llamas, tuvimos que alejarnos. Casi llegaba el fuego a los cables eléctricos y era un peligro", relata.

Algunos especulaban con las pérdidas de miles de pesos que pudo causar el fuego en una entidad "con muchos productos valiosos, como telas, madera y lacas".

Minutos después de llegar los primeros carros de bomberos quitaron el fluido eléctrico porque las llamaradas llegaban hasta los cables. Después de siete horas, cuando era cerca de las cinco de la tarde, la energía eléctrica fue restablecida.

En horas de la noche los trabajadores del local y directivos de la empresa iniciaban labores de limpieza. La calle volvía a ser transitable para los vehículos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6