El Gobierno negó la entrada a Luis Almagro a la Isla

El secretario general de la OEA explica en una carta por qué se rechazó su solicitud de visa

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, junto con Rosa María Payá (@Almagro_OEA2015)
El secretario de la OEA tampoco pudo entrar al país haciendo uso de su pasaporte uruguayo, que no necesita de visado de entrada.(@agro_OEA2015)

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha hecho pública una carta en la que explica por qué no puede asistir a la entrega del premio Oswaldo Payá "Libertad y Vida". En la misiva, dirigida a Rosa María Payá, Almagro expone que no acudirá tras la negativa de las autoridades de La Habana a concederle el visado de entrada a Cuba.

El consulado cubano también negó a Almagro el ingreso en el país haciendo uso de su pasaporte uruguayo, con el que no precisaría visado de entrada.

Según el relato del secretario general de la OEA el funcionario del organismo, Chris Hernández-Roy, fue convocado a una reunión el pasado jueves por el cónsul de Cuba en Washington y el Primer Secretario del Consulado en el que le transmitió, además, la sorpresa de las autoridades cubanas por el motivo de la visita y su asombro por el "involucramiento" de Almagro en actividades anticubanas.

El premio no está reconocido por el Estado Cubano y las actividades de Cuba Decide, organización liderada por Rosa María Payá, "socavan el sistema electoral cubano", según le transmitieron a la OEA.

Por todos estos motivos, las autoridades rehusaron la concesión del visado para Almagro y le advirtieron de que no sería admitido en el país en caso de intentar abordar un vuelo con destino a la Isla.

Almagro lamenta en la misiva el "análisis tan superficial como alarmista" que ha motivado que su visita sea interpretada como un problema para las relaciones con EE UU

"Hemos respondido a estas argumentaciones señalando que el único interés de nuestra parte, ha sido, es y será facilitar el acercamiento de Cuba a los valores y principios del sistema interamericano, tanto en lo que refiere a la defensa de la democracia como a la promoción y respeto de los derechos humanos, al tiempo de expandir los logros de Cuba en la ciencia, salud y educación a nuestra región", señala Almagro.

Almagro lamenta en la misiva el "análisis tan superficial como alarmista" que ha motivado que su visita sea interpretada como un problema para las relaciones con EE UU. Considera "bastante ridículo" que las relaciones bilaterales entre ambos países dependan simplemente de la realización de la ceremonia.

Destaca, además, que su presencia la Isla prevista para este martes no tiene nada que ver con un deseo de evaluar la situación interna de Cuba ni sus derivas políticas o ideológicas, temas de los que dice no considerarse competente para opinar.

Según escribe Almagro en la carta, no es la primera vez que se realiza un acto de estas características en otros países de la región, y así dice haberlo hecho constar a las autoridades cubanas. Según el secretario general de la OEA, estos actos en otros países "se realizan sin que el gobierno los apoye necesariamente, pero sin censurarlos, porque son parte de la tolerancia de los sistemas y valores democráticos", argumenta.

Su única preocupación, asegura, es que espera que a consecuencia del boicot del Gobierno cubano a la entrega del Premio Oswaldo Payá, no se lleven a cabo actos de represión sobre quienes organizaron el evento. "Ello sería absolutamente injusto e indeseable", advierte.

El secretario general de la OEA rechaza también la "criminalización" de Cuba Decide y recuerda que su intención era honrar la memoria de Oswaldo Payá

Almagro argumentó que su presencia y actividades no son anticubanas "en ningún caso" y que, al contrario, su interés es que el país se desarrolle a todos los niveles, sin olvidar la garantía de todos los derechos para sus ciudadanos.

Por ese motivo, el secretario general de la OEA rechaza también la "criminalización" de Cuba Decide y recuerda que su intención era honrar la memoria de Oswaldo Payá, por lo que solicitó que las autoridades reconsiderasen su decisión y le permitieran entrar en la Isla. "Pero ello no fue posible", lamenta.

Almagro cierra su carta reiterando a Rosa María Payá la alta consideración en que la tiene, además de su deseo de "seguir trabajando en el marco de cooperación establecido entre la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y la OEA".

La relación del Secretario General de la OEA con el Gobierno cubano ha pasado por distantes fases. En noviembre de 2014 Almagro visitó la Isla por cuarta ocasión y bajo su condición de canciller de la república de Uruguay. En esa oportunidad se entrevistó por el ministro de exteriores cubano Bruno Rodríguez. Sin embargo, al asumir su actual puesto en la OEA se convirtió en blanco frecuente de críticas en la prensa oficial.

En 2009 la entidad levantó la suspensión que pesaba sobre la Isla y planteó su eventual reincorporación al organismo

La OEA y el Gobierno de la Isla han mantenido tensos encuentros durante décadas, después de que el país fuera excluido de la organización regional en enero de 1962, tras definir su rumbo marxista-leninista. En 2009 la entidad levantó la suspensión que pesaba sobre la Isla y planteó su eventual reincorporación al organismo.

Almagro reiteró la invitación a La Habana a principios de de 2016 cuando declaró que su corazón sentía que Cuba "debería estar de vuelta" en el organismo, aunque su cerebro indicaba que el proceso "no irá tan rápido".

Durante una reunión de la Asociación de Estados del Caribe realizada en La Habana, el presidente Raúl Castro reiteró que "la OEA desde su fundación fue, es y será un instrumento de dominación imperialista y que ninguna reforma podría cambiar su naturaleza ni su historia. Por eso Cuba jamás regresará a la OEA".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 115