Holguín repara una calle tras la amenaza de un centenar de vecinos de no votar en las elecciones

Funcionarios del Gobierno visitaron a los residentes para intentar que desistieran sin conseguirlo

Composición de imágenes de la calle invadida por las aguas albañales. (Fernando Donate)
Composición de imágenes de la calle invadida por las aguas albañales. (Fernando Donate)

El Gobierno municipal de Holguín decidió solucionar con urgencia el problema de las aguas putrefactas que corrían por la calle 8, entre 29 y 35, del Reparto La Quinta, después de haber recibido una carta firmada por más de cien personas que amenazaron con no votar en las elecciones de delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular del 19 de abril, si no se le daba solución al reclamo.

Una comisión compuesta por funcionarios del Gobierno fue a visitar a los vecinos, según contó Lino Rubisel Almira García, uno de los firmantes. "Nos visitaron dos días después de entregada la carta, a finales de octubre del año pasado. La intención de la comitiva era hacernos desistir de la decisión, pero al no lograr su objetivo acordaron aprobar una inversión a la mayor brevedad", precisó.

La rapidez con la que se acometió el inicio de los trabajos sorprendió incluso a los que no confiaban en la eficacia de una carta con contenido político adverso al Gobierno para resolver una reclamación histórica, planteada desde principios de los años ochenta en todas las Asambleas de Rendición de Cuentas del delegado a sus electores.

Durante todo ese tiempo, las aguas albañales y fétidas que corrían a lo largo de la calle pusieron en riesgo la salud de los habitantes de más de 60 hogares, según denuncia Leopoldo Peña Jiménez, otro de los firmantes, vecino del lugar desde 1979.

El temor a que la crítica situación epidemiológica que sufre la ciudad desde 2014 –con el incremento de enfermedades como el dengue, el cólera y la hepatitis- desembocase en un caso de muerte "nos obligó a utilizar la vía política al no encontrar resultados por los mecanismos establecidos", añadió Peña.

Durante el anterior Proceso de Rendición de Cuentas, el pasado octubre, el delegado comunicó que la obra no estaba en los planes de inversión y que la solución se proyectaba a largo plazo debido a la difícil situación económica que atraviesa el país.

La rapidez con la que se acometió el inicio de los trabajos sorprendió incluso a los que no confiaban en la eficacia de una carta con contenido político adverso al Gobierno

Sin embargo, recuerda Peña "cuando en la década de los ochenta el Gobierno disponía de recursos, las respuestas de los representantes y directivos del Poder Popular se caracterizaban, año tras año, por falsas promesas que, después de no cumplirse, eran matizadas con absurdas justificaciones".

Ante la indolencia de las autoridades,, los vecinos comenzaron a resolver el problema con su propio esfuerzo en 2010, colocando 8 tubos plásticos de 3 metros cada uno. La solución fue insuficiente, pero el Gobierno nunca aportó los recursos necesarios.

Los trabajos actuales comenzaron a mediados del pasado mes de noviembre y la obra, paralizada desde hace un mes, aún no ha concluido. Los afectados señalan que hay un tramo donde aún corren las aguas pútridas y lamentan que han quedado abiertos huecos para siete registros del alcantarillado que, además de impedir el libre tránsito, constituyen un peligro por el riesgo de caídas, que se incrementa por la noche, al carecer la calle de una buena iluminación.

Los vecinos siguen a la espera de la culminación de las obras y, según contó Lino Rubisel, están "dispuestos a escribir otra carta si fuese necesario".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12