ICAIC: “No hay lugar en nuestros foros para los enemigos de la Revolución”

Juan Carlos Cremata durante la reunión del G20 el pasado sábado con una camiseta en la que pone "censurado". (Luz Escobar/14ymedio)
Juan Carlos Cremata durante la reunión del G20 el pasado sábado con una camiseta en la que pone "censurado". (Luz Escobar/14ymedio)

En una declaración marcada por la intransigencia, el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) afirma que “no puede haber lugar en nuestros foros para los enemigos de la Revolución”. El texto hace alusión a la presencia el pasado sábado del activista Eliécer Ávila en los debates del grupo G-20 sobre una ley de cine para Cuba.

Al denunciar en términos despectivos “la presencia de varios mercenarios en el Centro Cultural Fresa y Chocolate”, este comunicado respalda la actitud de Roberto Smith, director del ICAIC, y otros funcionarios que intentaron sacar de la sala al opositor bajo la acusación de “contrarrevolucionario”.

Sin embargo, Ávila nunca no pudo ser expulsado de la sala, por el apoyo que recibió de algunos de los cineastas presentes. El ICAIC ha asegurado que la “sola presencia constituía una provocación y un acto premeditado” con el objetivo de “utilizar ese tipo de espacio como plataforma de proselitismo y legitimación”. Por lo que dice sentirse “en el deber moral de ratificar nuestro compromiso con la Patria, con la cultura cubana y con la Revolución”.

Por su parte, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) apoyó la declaración del ICAIC, aunque ninguno de sus directivos estuvo presente en la reunión. En el blanco de las críticas de varios de los participantes figuró precisamente el poco apoyo recibido de parte de esa  institución por la asamblea de cineastas y el G-20.

La declaración de la UNEAC fue transmitida en la voz de su presidente, Miguel Barnet, en el noticiero del mediodía y en el Noticiero Cultural de la tarde del pasado viernes. “No podemos permitir que la contrarrevolución se mezcle con nuestros artistas en el espacio de libertad y diálogo fundado por la política cultural de la Revolución, desde las palabras a los intelectuales, de Fidel”, aseguró el escritor. “No vamos a claudicar, no vamos a hacer ni una sola concesión de principios”.

En su horario estelar de la noche, el noticiero de la televisión mantuvo esta nota como el segundo titular, solo detrás de la reunión del comité provincial del partido comunista en Guantánamo. Pero las palabras del Barnet resultaron incomprensibles para el común de los televidentes, ajenos totalmente a los antecedentes.

El cineasta Juan Carlos Cremata, por su parte, respondió que “no esperaba otra cosa” del ICAIC. Recordó que en el foro “se hablaron cosas mucho más importantes que la sóla presencia de Eliécer Ávila, y de esas discusiones no se dice nada”. En cuanto a las declaraciones de la UNEAC, el dramaturgo y director de cine pregunta: “¿Había alguien de la UNEAC en esa reunión donde todos reclamábamos su presencia?”

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 30