Indignación entre los cubanos al conocerse que no reembolsarán los pagos por entrevistas de visado

Cuba exige a sus ciudadanos que hayan permanecido más de 24 meses fuera del territorio nacional una "habilitación" del pasaporte para poder regresar a la Isla, incluso de visita. (EFE)
Cuba exige a sus ciudadanos que hayan permanecido más de 24 meses fuera del territorio nacional una "habilitación" del pasaporte para poder regresar a la Isla, incluso de visita. (EFE)

A pocos días de que las autoridades estadounidenses anunciaran la suspensión de la emisión de visas en su Embajada en La Habana, el Departamento de Estado ha confirmado este jueves al diario el Nuevo Herald que no reembolsará los pagos abonados previamente para los trámites de visado.

Los 160 dólares depositados para la entrevista de una visa de turismo, negocio o visita familiar no serán reintegrados. El monto pagado no sirve tampoco para solicitar la visa en un consulado de otro país, pero tendrá validez por un año para ser usado en caso de que se resuelva el actual conflicto diplomático entre Cuba y EE UU, indica el rotativo del sur de Florida. 

La noticia de este jueves aumenta el malestar entre los cubanos a un lado y otro del estrecho de la Florida, que ya vivían días de angustia desde que el pasado viernes EE UU informó sobre la reducción en un 60% de su personal en Cuba y la cancelación indefinida de los trámites consulares.

“Está bien, no hay visas, pero tienen que devolver el dinero a mi familia”, reclamaba airada este miércoles Cristina, una jubilada que aguardaba a las afueras de la Embajada para intentar hablar con algún funcionario.

Los ciudadanos cubanos podrán “solicitar visas en cualquier embajada o consulado estadounidense del mundo, pero deberán estar físicamente presentes en ese país”, señaló el Departamento de Estado en un comunicado al que tuvo acceso 14ymedio

Sin embargo, esa opción genera dudas en la Isla.  “¿Quién nos va a dar visa para otro país?”, cuestiona Cristina. “Además eso me va a costar un ojo de la cara y la mitad del otro, entre el boleto de avión y el alojamiento mientras espero que el consulado me estampe la visa”.

“Llamo a la Embajada de Estados Unidos en Cuba y no consigo información. Llamo a la Embajada de Cuba en Washington y siempre me sale una contestadora y jamás me devuelven la llamada"

En una nota publicada en la página de Facebook de la sede diplomática se aclara que por estos días se están “entregando pasaportes, visas y paquetes de viaje que han sido previamente emitidos”, pero no arroja detalles sobre qué ocurrirá con el programa de reunificación familiar y otras visas para emigrar a Estados Unidos.

Moisés Salazar, un joven estadounidense que tiene a su novia en La Habana, también vive jornadas de incertidumbre. No puede creer que después de invertir tantos meses en el proceso para que su novia obtuviera una visa fiancé ocurra esta desgracia.

“Llamo a la Embajada de Estados Unidos en Cuba y no consigo información. Llamo a la Embajada de Cuba en Washington y siempre me sale una contestadora y jamás me devuelven la llamada. Esto es muy feo y muy triste”, dice.

Salazar, que reside en Carolina del Norte lleva dos años de relación con su pareja cubana y ha visitado la Isla en muchas ocasiones. “Sufro por lo que veo que está pasando. Quiero al pueblo cubano aunque no sea mi pueblo y sé que esto va a ser un golpe muy duro para todos ellos porque alejará al turismo que es una fuente importante de ingresos”, lamenta.

La suspensión de los visados hace peligrar los acuerdos migratorios entre ambos países vigentes por más de veinte años y que establecen que deben otorgarse como mínimo 20.000 permisos de inmigración cada año.

La suspensión de los visados hace peligrar los acuerdos migratorios entre ambos países vigentes por más de veinte años y que establecen que deben otorgarse como mínimo 20.000 permisos de inmigración cada año

Miguel Ramón Salas es un tunero que lleva cinco años viviendo en Estados Unidos. Desde el lejano estado de Arizona contempla frustrado los acontecimientos políticos que lo alejan de su mujer y su hija en la Isla.

“De Cuba se puede esperar que ocurra cualquier cosa, pero no en este país. Pagué por un servicio y si no puedo traer a mi familia demandaré al Departamento de Estado si es necesario”, dice indignado.

“En Cuba tengo a mi mujer y a mis dos hijos y he invertido mucho dinero en traerlos conmigo. Solo en el chequeo médico fueron 1.015 dólares, más la legalización de documentos y otro montón de cosas que son necesarias para que puedan salir de la Isla”, añade.

“Mi esposa tenía entrevista para el día 18 y se la cambiaron para el 27 de noviembre supuestamente por el embate del ciclón. La verdad era que sabían que esto iba a ocurrir y nos han estado dando largas”, dice.

"La mayoría de los cubanos que llegamos recientemente tenemos a gente del otro lado y queremos reunirnos con nuestros familiares”

Salas se siente decepcionado por los políticos de Florida, como el senador de origen cubano Marco Rubio. “Los políticos no nos representan. Si Rubio tuviera a su familia en Cuba no estaría apoyando tan fervientemente que se elimine la Embajada. La mayoría de los cubanos que llegamos recientemente tenemos a gente del otro lado y queremos reunirnos con nuestros familiares”, agrega.

Las redes sociales se han llenado de mensajes de angustia y la página de Facebook de la Embajada está repleta de reclamaciones de familiares que no salen de su estupor por lo sucedido. “Me hice ciudadana americana hace cinco años y ahora quiero saber por qué impiden que mi madre venga a visitarme”, comentaba airada una internauta.

Para Sandra Pino, que aguardaba por que su hermano residente en la Isla la visitara pronto, es importante recordar que la decisión estadounidense fue tomada a partir de que varios funcionarios de la Embajada “enfermaron por causas desconocidas”.

“Algunos quedarán con daño permanente, así que no podrán ejercer su profesión y perderán la habilidad de poner comida en la mesa”, lamenta.

Sin embargo, considera que EE UU debe reembolsar el dinero de los visados porque “esto no es Cuba y si tú pagas por algo hay que dártelo o devolverte el dinero”.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 67