Karina Gálvez: “Sabía que mucha gente estaba pendiente de mí”

Karina Gálvez, editora de la revista 'Convivencia' en Pinar del Río (14ymedio)
Karina Gálvez, editora de la revista 'Convivencia' en Pinar del Río (14ymedio)

Cuando llegó a su casa besó a su madre y tomó una ducha larga e intensa, como la que soñó durante los seis días en que permaneció detenida. Karina Gálvez dejó correr el agua para que se llevara su cansancio y la desesperanza que le causó el encierro. A las afueras de su casa, los vecinos la recibieron con abrazos este martes, después de ser liberada bajo fianza y enfrentarse a cargos por presunta evasión fiscal, vinculados a la compra de una vivienda.

Durante sus primeras horas fuera del calabozo, Gálvez supo que la Cuba que había dejado una semana antes había cambiado. Se enteró, solo entonces, del fin de la política de pies secos/ pies mojados y supo que la solidaridad internacional alrededor de su persona había sido mucho mayor de lo que hubiera podido imaginar. Rodeada de sus amigos y tratando de recuperar cada minuto perdido, la economista respondió algunas preguntas para 14ymedio vía telefónica.

Pregunta. ¿Cuál es su actual situación legal? ¿Hay fecha para una vista oral?

Respuesta. No me han dicho ninguna fecha para el juicio. Lo único que tengo es el documento conocido como "auto" que describe el caso, por lo que puedo nombrar abogado.

P. ¿Cuáles fueron los principales soportes emocionales que tuvo en sus días de encierro?

R. Confieso que tuve momentos en que me sentí quebrada emocionalmente. Nunca antes había dormido en un calabozo. La angustia de estar sin saber nada de lo que ocurría afuera, de estar incomunicada, fue bastante fuerte.

En un momento le pedí a Dios que me diera una señal de que estaba allí conmigo y unos minutos después la mayor Odalys entró y me trajo una biblia que me había llevado mi hermana. Me impactó mucho ese momento.

Ha sido una de las experiencias más difíciles por las que he pasado, aunque me sentía segura de la solidaridad

Ha sido una de las experiencias más difíciles por las que he pasado, aunque me sentía segura de la solidaridad. Sabía que mucha gente estaba pendiente de mí y que mi familia no estaba sola

P. ¿Y al salir confirmó esa impresión?

R. Me quedé un poco corta en los cálculos... anoche al salir me enteré de que la solidaridad había sido inmensa. El apoyo ha ido más allá de los amigos. Tengo que agradecer a todos los que me apoyaron y decirles que toda esa energía de saberme acompañada me ayudó mucho allá adentro.

P. ¿Cómo eran las condiciones del lugar donde estuvo detenida?

R. No puedo quejarme del trato, porque fue -dentro de la injusticia de que yo estuviera allí- respetuoso y sin ofensas. Pero las condiciones materiales eran difíciles. En especial los baños, el agua y la comida, que son difíciles en cualquier parte de Cuba. Por otro lado, en situación de angustia me resultaba complicado comer. Aunque estaba dispuesta a no enfermarme y preservar mi salud.

P. El arresto ha ocurrido a pocos días de que se realice la segunda parte de un encuentro del Centro de Estudios Convivencia, esta vez en Miami. ¿Podrá participar?

R. No, porque tengo una causa pendiente y no puedo salir del país.

P. ¿No ha podido acceder a la casa donde fue detenida?

R. La casa sigue "ocupada", con un sello puesto en la puerta y casi todas las cosas que están en su interior también están ocupadas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16