Llamados a la eficiencia

Los llamados a la eficiencia están por todos lados, pero la economía cubana no acaba de salir de la crisis. (14ymedio)
Los llamados a la eficiencia están por todos lados, pero la economía cubana no acaba de salir de la crisis. (14ymedio)

Varias generaciones de cubanos han vivido rodeados de llamados a la eficiencia, el sacrificio y la productividad. De tantas vallas, carteles y consignas donde se exige a la población hacer más y mejor, la gente ha terminado por ni siquiera leer o escuchar esas convocatorias. Están sobre los muros, en los centros de trabajo, en los murales de las escuelas y hasta en los hospitales, pero no logran su objetivo ni hacen del país un lugar más productivo y próspero.

Con Raúl Castro las consignas han perdido algo de la carga ideológica que tenían durante el mandato de su hermano y se han llenado de exigencias de calidad. También han proliferado los llamamientos a "apretarse el cinturón". Sin embargo, las previsiones de crecimiento económico para el año 2016 se sitúan en un 2%, la mitad de lo que se esperaba para 2015.

El débil crecimiento se debe también, en parte, a la caída del precio del níquel y del azúcar, dos de los más importantes productos exportables. Pero sobre todo a la baja productividad de un país que importa el 80% de los alimentos que se consumen.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6