Muere el presidente de la FNCA que sucedió a Jorge Mas Canosa

Hernández dirigió la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y combatió con ímpetu la dictadura batistiana. (El Nuevo Herald)
Hernández dirigió la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y combatió con ímpetu la dictadura batistiana. (El Nuevo Herald)

El expresidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), Alberto Hernández, murió el pasado viernes en Miami. Fundador de esa organización y uno de los líderes más reconocidos del exilio cubano tuvo tres pasiones en vida: la medicina, la libertad de Cuba y su familia, dijeron sus familiares.

"Mi padre fue un abnegado luchador por la libertad de Cuba. Pelear por ella se hizo una obligación para él", relata su hijo Alberto Hernández Jr, a El Nuevo Herald.

Nacido el 19 de febrero de 1933 en La Habana, Hernández se caracterizó por su liderazgo y profundo sentido de la justicia, según explica Horacio García, su amigo y compañero de lucha.

Hernández dirigió la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y combatió con ímpetu la dictadura batistiana. Tras el giro comunista a la Revolución de 1959, se enfrentó con igual determinación a Fidel Castro.

Hernández partió al exilio tras refugiarse en una embajada extranjera en La Habana y desde Estados Unidos se mantuvo al frente de varias iniciativas anticastristas

Partió al exilio tras refugiarse en una embajada extranjera en La Habana, recuerda su hijo, y desde Estados Unidos se mantuvo al frente de varias iniciativas anticastristas. Fue médico personal del presidente de la FNCA, Jorge Mas Canosa. Tras la muerte del líder más popular del exilio, asumió la presidencia de la Fundación.

En 2001, Hernández, junto a otro grupo de miembros de la FNCA, protagonizaron una escisión y fundaron el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), que presidió hasta su muerte.

Remedios Díaz Oliver, miembro del CLC, dijo a este diario que Hernández era "un hombre legítimo y bueno de verdad".

"Posiblemente es el más patriota que haya conocido. En muchas ocasiones utilizaba sus propios recursos para ayudar a otros cubanos recién llegados al exilio. Era un hombre responsable y ético como pocos", añadió.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen calificó al anticastrista a través de un tuit como "un luchador incansable para la libertad y democracia en Cuba" y también destacó su papel en la promoción de los derechos humanos en la Isla.

También Ninoska Pérez, una reconocida periodista cubanoamericana lamentó la pérdida de Hernández y lo calificó como "un patriota, amigo y mentor".

A Alberto Hernández lo sobreviven sus tres hijos y varios nietos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14