Obama anunciará más adelante si EE UU saca a Cuba de la lista terrorista

CNN adelantó que la recomendación del Departamento de Estado era favorable a La Habana

El presidente de EE UU, Barack Obama. (Facebook)
El presidente de EE UU, Barack Obama. (Facebook)

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha dicho este jueves desde Jamaica que ya ha recibido de su secretario de Estado, John Kerry, la recomendación sobre si Cuba debe salir de la lista de países patrocinadores del terrorismo, pero aclaró que no hará un anuncio hoy al respecto.

El Departamento de Estado tenía que certificar que Cuba no ha dado apoyo en los últimos seis meses a ningún grupo terrorista y, en ese caso, recomendar al presidente que ordene sacar a la Isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo. 

La recomendación de Kerry debe ser revisada ahora por un equipo de la Casa Blanca, que elevará después a Obama sus conclusiones. "No voy a hacer un anuncio formal hoy sobre cuáles son esas recomendaciones", anticipó el presidente, aunque se da por hecho que la decisión se conocerá en breve y que será favorable a la salida de Cuba de esa lista.

La cadena CNN adelantó la noche del miércoles, citando a funcionarios estadounidenses como fuente, que el Departamento de Estado tenía lista la recomendación en sentido positivo para el mandatario y que la salida podría producirse este mismo jueves, justo el día anterior al inicio de la Cumbre de las Américas en la que se producirá el esperado momento en que Cuba y EE UU participen juntas por primera vez tras más de 50 años de enfrentamiento. Para la eliminación, no obstante, el Congreso tiene que dar su respuesta a la iniciativa presidencial, para lo que dispone de un plazo de 45 días.

Cuba aparecía sistemáticamente, desde 1982, entre los países a los que Washington considera patrocinadores del terrorismo. Esta lista incluye a países a los que EE UU acusa de proporcionar "ayuda clave a grupos terroristas" o "respaldo repetido a actos de terrorismo internacional" y en la actualidad la integran Irán, Siria y Sudán, además de Cuba.

El Congreso dispone de un plazo de 45 días para responder a la iniciativa presidencial

Para La Habana es una prioridad absoluta ser excluida de una lista que implica una larga serie de sanciones que, entre otras cosas, limitan las transacciones financieras y prohíben cualquier ayuda económica. La más importante es el bloqueo a préstamos financieros de instituciones internacionales, como el Banco Mundial, algo que afecta especialmente al país por su precaria situación económica.

El pasado 24 de marzo se produjo el primer paso en esta nueva dirección cuando el Gobierno eliminó a 59 compañías, individuos y embarcaciones de Cuba de una lista de sanciones a empresas y personas por su apoyo al terrorismo o al narcotráfico.

Las razones para mantener a Cuba en la lista eran su acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de varios fugitivos de la justicia estadounidense. Para salir de ella, los Estados deben demostrar que durante los últimos seis meses (previos a la revisión) el país no ha estado implicado en el apoyo, asistencia o complicidad con actos terroristas.

El mandatario estadounidense afirmó ante los periodistas reunidos en Kingston que las conversaciones con La Habana se están desarrollando como él esperaba y que nunca pensó que, tras la apertura, la Isla "se transformaría inmediatamente, de la noche a la mañana". Sin embargo, se mostró confiado en que habrá avances hacia la reapertura de las embajadas y pasos "concretos" este año y el próximo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1