Operación milagro, no disponible para cubanos

 En la óptica de la calle Martí de la capital holguinera la oferta de armaduras es tan escasa como en el resto de las que hay en la provincia. (Fernando Donate/14ymedio)
En la óptica de la calle Martí de la capital holguinera la oferta de armaduras es tan escasa como en el resto de las que hay en la provincia. (Fernando Donate/14ymedio)

La Operación Milagro ha tenido como objetivo devolver la visión o curar cualquier problema oftalmológico a ciudadanos de bajos recursos en países pobres. El proyecto humanitario se inició a mediados de 2004 bajo el liderazgo de los Gobiernos de Cuba y Venezuela y gracias a él cerca de un millón de pacientes se han operado cada año. Sin embargo, este servicio médico no ha tenido tanto éxito en Cuba como fuera de ella.

La lista de espera quirúrgica se extiende por más de 30 días en el Centro Oftalmológico del Hospital Docente Clínico Quirúrgico Lucía Íñiguez Landín de la ciudad de Holguín. La marcha de profesionales hacia otros sectores y el éxodo provocado por las misiones médicas internacionales han contribuido al incremento en las deficiencias del servicio. A esto se le suma la falta de instrumental quirúrgico y las dificultades para la climatización de los salones de operación, explican fuentes hospitalarias locales a 14ymedio.

Los problemas de abastecimiento de armaduras y cristales en la industria de espejuelos no contribuyen a la mejora de la situación oftalmológica en Holguín, que arrastra los problemas que padece desde el pasado año la Empresa Provincial de Farmacias y Ópticas. Las armaduras que se pueden ver en los establecimientos holguineros que las tienen son pocas y pasadas de moda o poco cómodas, lo que lleva al rechazo de la mayoría de los clientes.

La situación ha llegado al extremo de que, en ocasiones, se solicita al propio cliente que lleve una armadura propia para colocar sobre ella los cristales

El problema no solo afecta a las cuatro ópticas de la ciudad capital. Según Caridad García, trabajadora de uno de los establecimientos en la céntrica calle Martí la escasez se extiende a las diez restantes de la provincia.

La situación ha llegado al extremo de que, en ocasiones, se solicita al propio cliente que lleve una armadura propia para colocar sobre ella los cristales. Sin embargo, también hay demoras con el vidrio graduado pues el taller de tallado presenta déficit de personal especializado y las frecuentes averías de sus equipos, que llevan casi 20 años de uso sin renovación.

La Dirección Nacional de Salud Pública ha informado que el país no dispone de los recursos suficientes para garantizar la demanda, un dato que no permite vislumbrar una solución a corto o medio plazo.

Actualmente, cumplen misión internacionalista 4.405 holguineros profesionales de la salud repartidos por 45 países.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 38