Opositores cubanos mantendrán una reunión sin precedentes con expertos de la ONU

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba. (Observatorio Cubano de Derechos Humanos)
José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba. (Observatorio Cubano de Derechos Humanos)

(EFE).- Cuatro disidentes cubanos, dos de los cuales han salido de la Isla con un permiso especial concedido "por única vez" por el Gobierno, se reunirán esta semana en Ginebra con los expertos de la ONU especializados en detenciones arbitrarias, tortura y libertad de expresión.

Guillermo Fariñas, premio Sajarov a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo, José Daniel Ferrer, líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba, Iván Hernández, secretario general de la Coalición Sindical Independiente de Cuba, y Wilfredo Vallín, quien dirige la Asociación Jurídica Cubana, forman la delegación que mantendrá esa reunión sin precedentes.

"Nuestro objetivo es comprometer a algunos actores externos en apoyar a la disidencia interna que obtiene resultados y no solamente a la que recibe atención mediática", dijo este lunes en una conversación con Efe Fariñas, psicólogo y periodista que protagonizó varias huelgas de hambre para protestar por la censura y que sufrió varias detenciones.

Al frente de la Unión Patriótica de Cuba, convertida en la entidad opositora más importante que funciona dentro del país, Ferrer destacó que la lucha por las libertades y la democracia en Cuba debe ser librada internamente.

"Nuestro objetivo es comprometer a algunos actores externos en apoyar a la disidencia interna que obtiene resultados y no solamente a la que recibe atención mediática", dijo Fariñas

Según el activista, el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos y las medidas en el ámbito económico que indicarían una voluntad de apertura no deben hacer creer en una mejora en el terreno de los derechos humanos.

"En cuestión de derechos y libertades la situación es peor que nunca porque en la medida en que los ciudadanos van perdiendo el temor y se suman a organizaciones que luchan por la democracia, el régimen reprime con más fuerza", sostuvo.

Hernández comentó que él mismo es una prueba de esa situación, ya que fue uno de los opositores detenidos -así como "vejado" y "maltratado", según él describe- durante la visita del presidente de EE UU, Barack Obama, a la Isla.

Para Ferrer y Hernández, su presencia a Ginebra, así como su visita previa a diversas ciudades de Estados Unidos y una serie de actividades que tienen previsto después en Madrid, constituyen la primera oportunidad de su vida de salir de Cuba y las autoridades les han hecho entender que no se repetirá.

"Si yo estoy aquí es porque la Administración de Obama hizo esfuerzos para que yo pueda viajar y el Gobierno dijo sería por única vez", relató Hernández, quien en su condición de sindicalista ha sido invitado a participar en la conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se celebra esta semana en Ginebra.

Ferrer y Hernández fueron condenados en 2003 a 25 años de cárcel tras una campaña de arrestos de detractores del Gobierno de Fidel Castro. Hoy descartaron tajantemente cualquier posibilidad de no regresar a su país y reafirmaron su compromiso por seguir animando a la oposición desde dentro.

"En la medida en que los actores externos se interesan en el aumento de la represión, lo denuncien y lo critiquen sería positivo, pero hasta el momento sólo estamos obteniendo cierta solidaridad de EE UU", lamentó Ferrer

"En la medida en que los actores externos se interesan en el aumento de la represión, lo denuncien y lo critiquen sería positivo, pero hasta el momento sólo estamos obteniendo cierta solidaridad de EE UU", lamentó Ferrer.

"Se necesita que la labor que estamos haciendo en el interior de Cuba, de enfrentamiento no violento, sea complementada con presión externa" y que los actores internacionales "ejerzan presión sobre el Gobierno cubano a favor de la democracia, de los derechos humanos, del multipartidismo para que comience a ceder", agregó Fariñas.

Según las estimaciones de los activistas, todavía debe haber cerca de un centenar de prisioneros políticos en Cuba.

Además de las reuniones previstas con los representantes de la ONU, los cuatro activistas participan en Ginebra en dos días de charlas con representantes del exilio cubano en Alemania, Francia y Estados Unidos, bajo el auspicio del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid.

Su presidenta, Elena Larrinaga, explicó que el objetivo es establecer un diálogo inédito entre los colectivos que trabajan por una democratización de Cuba desde el interior y el exterior.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10