‘Periodismo de Barrio’ descubre la cruda realidad de la represión contra la prensa

El medio digital denuncia en un editorial la "monopolización de la información" por el Estado: "No es posible contar la verdad de Cuba desde una sola versión"

El equipo de Periodismo de Barrio antes de partir para Baracoa. (Facebook)
El equipo de 'Periodismo de Barrio' antes de partir para Baracoa. (Facebook)

En un editorial publicado este lunes, el medio independiente Periodismo de Barrio se desmarca del oficialismo al explicar las circunstancias de la detención de su directora, Elaine Díaz, y de varios miembros de su equipo mientras cubrían, la semana pasada, los daños dejados por el huracán Matthew en Baracoa (Guantánamo).

Titulado ¿Quiénes tienen derecho a contar un país? Todos sus ciudadanos, el texto señala que las detenciones fueron ilegales puesto que el equipo de " Periodismo de Barrio no violó ninguna ley". El editorial explica que las autoridades aludieron a un supuesto estado de emergencia vigente en el oriente de la Isla a raíz del paso del huracán, pero "este último pronunciamiento no cuenta con el estatus legal requerido para decretar el estado de emergencia previsto en la Constitución".

Tras repasar que la legislación cubana no limita el ejercicio del periodismo en las zonas afectadas por desastres naturales, el texto subraya que, durante los dos días que permanecieron arrestados los reporteros, "no se levantó ningún cargo ni se [les] acusó de ningún delito", lo que aparentemente confirma la falta de motivos para detenerlos.

"No existen monopolios buenos y malos. Toda monopolización, la realice el Estado, una persona o una corporación, acaba coartando las libertades"

A pesar de esto, los miembros del equipo fueron registrados y sus pertenencias confiscadas. Además, las tres mujeres "fueron revisadas físicamente por una oficial para buscar otros medios tecnológicos que hubieran podido ocultar en sus cuerpos, tratamiento que se da a casos predelictivos".

Periodismo de Barrio ve en estos acontecimientos una oportunidad para reflexionar sobre el papel de la prensa en Cuba y denuncia la "monopolización de la información" por el Estado. "No es posible contar la verdad de Cuba desde una sola versión, o desde versiones unánimes, que equivaldrían a una sola". Atribuye a los monopolios la falta de pluralismo necesario para la sociedad. "Los canales de televisión, las emisoras de radio, las publicaciones impresas, las editoriales, cambiaron de dueño pero no se socializaron. Socializar no es estatalizar. No existen monopolios buenos y malos. Toda monopolización, la realice el Estado, una persona o una corporación, acaba coartando las libertades".

El texto denuncia que "el Estado, durante más de 50 años, ha evitado a los periodistas pensar en la dimensión económica de la actividad que realizan mediante el financiamiento de sus medios de producción" y explica cómo Periodismo de Barrio sortea los problemas económicos, al carecer de apoyo de las autoridades. El medio, revela el editorial, emplea el servicio online PayPal, a pesar de su inaccesibilidad en Cuba debido al embargo de Estados Unidos hacia la Isla. "La estrategia es sencilla: usamos la cuenta de una colaboradora y amiga residente en otro país y luego enviamos el dinero hacia Cuba empleando una agencia legal de envío de remesas", aclara. Y agrega: "Quienes hoy cuestionan los mecanismos de financiamiento de Periodismo de Barrio olvidan oportunamente que hacer periodismo cuesta".

Para el equipo de periodistas, los órganos de la Seguridad del Estado no solo limitan el derecho de expresión y prensa garantizado por la Constitución, "sino también la libertad de palabra de cada uno de los individuos que elige hablar con un medio de comunicación".

"El Estado, durante más de 50 años, ha evitado a los periodistas pensar en la dimensión económica de la actividad que realizan mediante el financiamiento de sus medios de producción"

"El 11 de octubre, las autoridades cubanas intentaron definir quiénes son los que tienen derecho a contar las historias de nuestro país", insiste el editorial. "Porque creemos que ese derecho atañe a la ciudadanía cubana completa, porque esas historias necesitan ser contadas, regresaremos a Baracoa, Imías y Maisí una vez termine el estado de emergencia".

Sin explayarse mucho, el editorial condena de paso "la detención arbitraria de periodistas en cualquier lugar del mundo [y también] en Cuba". No fue siempre así. Elaine Díaz se dio a conocer a través de su blog La polémica digital, que fue presentado en otra época por el oficialismo como una alternativa "revolucionaria" a la blogósfera contestataria que irrumpió en la escena cubana a partir de 2007. En un capítulo de la serie Las razones de Cuba, la entonces profesora de la Facultad de Comunicación de La Habana fue entrevistada como contraparte a los blogueros críticos con el Gobierno y definidos en ese programa como "ciberterroristas". En su blog, Díaz eludió durante años cualquier pronunciamiento solidario sobre los arrestos de periodistas independientes que han caracterizado a la Cuba de las últimas dos décadas.

Hoy, después de las vejaciones sufridas a manos de la Seguridad del Estado, la directora de Periodismo de Barrio toma conciencia de las enormes trabas puestas por las autoridades para ejercer un periodismo libre en Cuba. Sin embargo, el editorial no dice una palabra de los otros reporteros independientes detenidos en Baracoa en las mismas circunstancias.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20