Si hay presos políticos, “antes de la noche están sueltos”, dice Raúl Castro

Rueda de prensa del presidente de EE UU, Barack Obama, y de su homólogo cubano, Raúl Castro. (Casa Blanca)
Rueda de prensa del presidente de EE UU, Barack Obama, y de su homólogo cubano, Raúl Castro. (Casa Blanca)

Nervioso, enredado en sus audífonos, con un discurso más propio de la Guerra Fría que del siglo XXI, así pudieron ver los cubanos a su presidente este lunes durante la transmisión en directo de la conferencia de prensa que ofreció junto a Barack Obama después de su encuentro de más de dos horas a puerta cerrada. Para los cubanos fue la primera vez que vieron a Raúl Castro siendo cuestionado por periodistas extranjeros no afines al gobierno de La Habana.

Los mandatarios hicieron el balance de los acuerdos logrados desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, en julio del año pasado. Cada uno desde su punto de vista pero ambos con la voluntad firme de seguir por ese camino.

Castro destacó la disposición de su Gobierno a avanzar en la normalización e insistió en que el "bloqueo" sigue siendo el principal obstáculo para el desarrollo de su país. "Ratifico que debemos poner en práctica el arte de la convivencia civilizada, que implica respetar y aceptar nuestras diferencias y no hacer de ellas el centro de nuestra relación", dijo el presidente cubano.

Recordó que en los 15 meses transcurridos desde el anuncio del restablecimiento de relaciones, ambos países han avanzado en resultados concretos como la restauración del servicio postal directo, la semana pasada, o de los vuelos directos regulares dentro de unos meses, entre otras cosas.

Dos palabras repitió Obama en su intervención varias veces: "moving forward", "seguir adelante"

"Mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo de Estados Unidos", dijo el presidente cubano quien reconoció no obstante la disposición del presidente Obama y sus reiterados llamamientos al Congreso estadounidense para que se ponga fin a las restricciones.

Calificó de "positivas" las últimas medidas de Washington para aliviar los efectos del embargo, aunque "no suficientes". "El bloqueo continúa en vigor y tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial", indicó Raúl Castro, quien tampoco olvidó reclamar la devolución de los terrenos de la Base Naval de Guantánamo.

En su discurso, Castro se refirió también a otras "diferencias" entre ambos países. "Consideramos que los derechos humanos son indivisibles, interdependientes y universales", dijo. "No concebimos que un Gobierno no defienda o garantice el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, a la alimentación y el desarrollo, el salario igual por trabajo igual y los derechos de los niños", añadió.

Las palabras de Barack Obama se centraron en los avances en el diálogo que ambos países han mantenido desde el 17 de diciembre de 2014, en concreto los que atañen a intercambios comerciales, así como a sanidad, educación, ciencia, agricultura, medioambiente o internet. Obama también se refirió a las conversaciones que han sostenido para cooperar en la lucha contra el narcotráfico.

Un segundo periodista pidió la palabra e hizo una pregunta al presidente cubano, y este contestó, con sorna: "Muchas preguntas para mí". Le habían hecho solo tres

Dos palabras repitió Obama en su intervención varias veces: "moving forward", "seguir adelante". El presidente midió muy bien su intervención, e hizo hincapié dos veces en que Estados Unidos no debe ser visto por los cubanos como una amenaza. "El futuro de Cuba será decidido por los cubanos, no por nadie más", aseveró.

"Después de cinco décadas de relación difícil, Cuba y Estados Unidos tenemos todavía serias diferencias, como sucede con el tema de los derechos humanos y la democracia, asuntos sobre los que hemos mantenido conversaciones muy francas y sinceras", afirmó.

Según contó, en su primer encuentro en la Cumbre de las Américas en Panamá, en abril de 2015, Castro le garantizó que podrían hablar de "cualquier tema" y ahora "todos los temas están sobre la mesa".

"Parte de normalizar nuestras relaciones significa poder discutir directamente sobre nuestras diferencias y por eso estamos satisfechos con el diálogo sobre Derechos Humanos que iniciamos en el último año", indicó Obama. "Miramos hacia el futuro", reiteró.

En el turno de preguntas, Raúl Castro fue cuestionado por un periodista estadounidense de padre cubano por qué seguía manteniendo presos políticos. Castro, visiblemente molesto y nervioso, contestó con dureza: "Dame la lista ahora mismo de presos políticos, para soltarlos. ¡Menciónala ahora! Dime el nombre, o los nombres. O cuando concluya la reunión me da una lista con los presos, y esos presos políticos antes de que llegue la noche van estar sueltos".

"El embargo va a terminar. ¿Cuándo?, no estoy del todo seguro", contestó Barack Obama a una periodista que cuestionó si las medidas de apertura para Cuba se concretarán antes de que termine su mandato

Antes de contestar, el presidente estadounidense le llamó la atención para que atendiera, pues Castro se encontraba hablando a través de sus audífonos con algún asesor en voz alta mientras Obama respondía a la prensa, lo cual dio motivo a risas generalizadas en la sala de prensa.

Un segundo periodista pidió la palabra e hizo una pregunta al presidente cubano, y este contestó, con sorna: "Muchas preguntas para mí". Le habían hecho solo tres.

"El embargo va a terminar. ¿Cuándo?, no estoy del todo seguro", contestó Barack Obama a una periodista de la cadena televisiva NBC que cuestionó si las medidas de apertura para Cuba se concretarán antes de que termine su mandato, este mismo año. "Este camino seguirá más allá de mi Administración", afirmó.

Obama sostuvo que el hecho de que cerca de 40 legisladores, entre ellos varios republicanos, le acompañen en este viaje a Cuba es una muestra de que existe cada vez más presión dentro del Congreso de EE UU para poner fin al embargo.

"Lo que hicimos por cincuenta años no sirvió ni a nuestros intereses ni a los cubanos. Si seguimos haciendo algo repetidamente que no ha funcionado, tiene sentido intentar algo nuevo", indicó el Obama.

No se puede politizar el tema de los derechos humanos”, remató Raúl Castro

En cuanto a que el embargo se levante antes de que se produzcan avances en derechos humanos en Cuba, Obama respondió que tiene "fe en la gente", y que si ambos pueblos se conocen, hablan y establecen relaciones comerciales, "el cambio ocurrirá".

Raúl Castro accedió a responder una última pregunta a la misma periodista, alzando la voz –"Dije que iba a contestar una y ya voy a contestar una y media"– y volvió a insistir en que le dieran el nombre de un preso político. "No se puede politizar el tema de los derechos humanos", remató.

Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), que cada mes publica un informe con la relación de detenciones arbitrarias y otros ataques contra las libertades individuales y colectivas, declaró a 14ymedio: "Ahora mismo estamos revisando la lista y tiene 80 nombres confirmados por la CCDHRN más 11 que están en sus casas bajo licencia extrapenal. Estamos tratando de localizar al periodista de la CNN que hizo la pregunta para entregarle la lista".

Al terminar la conferencia de prensa, Castro intentó levantar la mano de Obama pero este no se dejó.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 123