Santiago esconde a sus indigentes

Los recolectores de materia prima han sido advertidos de “no aparecer” hasta que concluyan los festejos. (Yosmani Mayeta)
Los recolectores de materia prima han sido advertidos de “no aparecer” hasta que concluyan los festejos. (Yosmani Mayeta)

Los constructores se apresuran a dar los últimos toques a las obras y las brigadas de comunales limpian las calles con obsesión. A pocos días de la celebración por su quinto centenario, la ciudad de Santiago de Cuba vive momentos de ajetreo. La inminente llegada de las delegaciones al acto por el Asalto al Cuartel Moncada ha motivado también que las autoridades locales recojan a los numerosos vagabundos del centro histórico.

Los centros psiquiátricos de la urbe han establecido servicios de monitoreo de las áreas aledañas al Parque Céspedes para proceder al internamiento de personas con trastornos mentales, sin hogar, o que ejercen la mendicidad en las cercanías de los enclaves turísticos. "Todo debe quedar limpio", explica uno de los miembros de una brigada médica que se ocupa de esos menesteres.

Para quienes residen en la ciudad santiaguera es evidente que algo falta en el paisaje del llamado "kilómetro de oro", donde se ubican las primeras casas fundadas en 1515 y la Santa Basílica Menor. Están ausente esas figuras, muchas veces raquíticas y de ropa sucia, que estiran sus manos o muestran una receta médica para que los transeúntes le den "una ayuda para vivir".

La entrada de la catedral es uno de los lugares más concurridos por estos desplazados, quienes con una figura de San Lázaro, una vela y un pequeño plato, pasan los días a la espera de que los feligreses le lancen unas monedas. Ahora ni siquiera se les ve, debido a que han sido recluidos en salas hospitalarias hasta que se marchen los más de 4.000 invitados a los festejos.

Regina Lobaina, enfermera del Hospital Psiquiátrico Gustavo Machín, confirma a 14ymedio la hospitalización de los vagabundos y explica que aunque "muchos tienen familia y reciben ayuda de la asistencia social en la provincia, las malas condiciones de vida les obligan a pedir limosna por las calles de mayor afluencia".

Quienes acopian materia prima en las inmediaciones del centro también han sido advertidos de “no aparecer” hasta que concluya la semana de festejos

Sin embargo, no sólo los menesterosos han sido sacados de la "foto de familia" que se prepara por el aniversario de la ciudad. Quienes acopian materia prima en las inmediaciones del centro han sido advertidos de "no aparecer" hasta que concluya la semana. Bernardo, jubilado del Ministerio del Interior, es uno de ellos. Recoge latas en parques, bares y lugares públicos porque con su jubilación no le alcanza, pero por estos días le han "tumbado el negocio", explica.

Las instalaciones de la Terminal de Trenes también han sido "limpiadas" de indigentes. Lourdes se guarece en el lugar con frecuencia, pero por estos días busca otro sitio bajo techo donde pernoctar "hasta que pase todo esto". Su casa fue destruida por el huracán Sandy en octubre de 2012 y, según cuenta, ha dormido en todo tipo de lugares, incluyendo la sede provincial del Partido. "Mis hijos se encuentran en el Hogar de Niños sin Amparo Filial, porque no los puedo tener conmigo", añade.

Lourdes dice "haber tenido suerte" pues al menos no ha sido internada. "Prefiero la calle aunque sea dura, porque una sala de hospital es peor", asegura mientras recoge sus pertenencias en un maletín que hace años perdió las agarraderas y el cierre. Bernardo, Lourdes y los demás indigentes sobran en el escaparate del quinto centenario de Santiago de Cuba que se prepara para ser mostrado a los periodistas y a las autoridades.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 41