La Terminal de ómnibus nacionales restablece sus servicios

La estación Villanueva este martes. (Yosmany Mayeta Labrada)
La estación Villanueva este martes. (Yosmany Mayeta Labrada)

La reapertura este miércoles de la Terminal de ómnibus nacionales en La Habana ha sido recibida con alivio por los viajeros, después de tres días padeciendo las malas condiciones del local de la estación de Villanueva a donde fueron derivados los servicios de transporte interprovincial, durante la visita del presidente de EE UU,Barack Obama, a Cuba.

Otros servicios y rutas de ómnibus se han restablecido en las últimas horas, pero todavía en la mañana de este miércoles la ciudad estaba bajo los efectos de los recientes operativos de seguridad. "No hemos podido vender en los últimos tres días", comentó un carretillero asiduo a las cercanías del cine Mónaco, en La Víbora.

En el mercado del Ejército Juvenil del Trabajo de la calle Tulipán, los vendedores trataban de recuperar las pérdidas. "Ya Obama se fue, así que ahora hay que ganarse la vida", comentaba a los parroquianos un comerciante de salsas y mojo criollo. El tránsito que fue cortado en las calles por donde pasó la caravana presidencial, también había sido restablecido en su totalidad.

Pocas horas después de que el mandatario estadounidense partiera desde La Habana rumbo a Argentina se restablecieron las salidas en la estación cercana a la Plaza de la Revolución. Desde el domingo, la desinformación y el caos habían generado múltiples quejas sobre la improvisada terminal de La Habana Vieja.

Entre maletines apiñados, pocos asientos y pésimas condiciones de los baños, aguardaban en la mañana de este martes centenares de viajeros para abordar un transporte hacia otras zonas del país. Esperanza Jiménez, trabajadora de la empresa de ómnibus interprovinciales comentó a 14ymedio que también había resultado "muy difícil, atender a los pasajeros que llegaban desde diferentes provincias".

Las quejas no solo apuntaban a las pobres condiciones del local, sino también al difícil acceso a la zona

En una misma nave, permanecían también los inscritos en la lista de espera. "Estoy con mis dos hijos y no hay ni agua para tomar", se quejaba una mujer que planeaba viajar hacia Camagüey, pero después de seis horas no logró alcanzar un boleto en la "cola de fallos". Su esperanza era que la visita de Obama terminara "cuanto antes" y se restableciera el servicio en el local de la también conocida como "estación de Astro".

Las quejas no solo apuntaban a las pobres condiciones del local, sino también al difícil acceso a la zona. Llegar hasta la estación de Villanueva, fuera del circuito del transporte público y de los taxis colectivos, se convirtió en un grave problema, especialmente para los viajeros con equipaje y niños.

"He gastado casi todo el dinero que tenía para el viaje hasta aquí", protestaba Alberto, un jubilado que se dirigía a Las Tunas. Al hombre le parecía "inconcebible" que el cambio de estación no hubiera llegado aparejado con la habilitación de "una ruta de guagua para que los clientes lleguen hasta el lugar", apuntó.

Cuando en el televisor de la estación de Villanueva se transmitió la salida de Obama desde el aeropuerto internacional José Martí, un suspiro de alivio recorrió la sala. Fue necesario un par de horas para que terminaran restablecidos los servicios en la terminal principal, una situación que no estuvo exenta de tropiezos.

"Vine hasta aquí y ahora me dicen que mi guagua sale de la calle Boyeros", dijo un cliente. "Hemos tenido que padecer muchos inconvenientes por la visita de Obama, pero ha valido la pena", sentenció.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2