La zafra en Villa Clara será muy inferior a la de 2015

La zafra azucarera en Villa Clara no podrá alcanzar los niveles de 2016 (CC)
La zafra azucarera en Villa Clara no podrá alcanzar los niveles de 2016 (CC)

Con la paralización de siete de sus nueve centrales en activo, la zafra de 2016 casi ha concluido en Villa Clara. Ha trascendido que la provincia que en la actualidad produce más azúcar en el país ha quedado muy lejos de las 250.000 toneladas programadas: hasta el pasado jueves solo había producido 180.000 toneladas, muy por debajo de la zafra anterior.

Solo se mantienen en molienda los centrales Héctor Rodríguez, de Sagua la Grande, y el Panchito, de Quemado de Güines. Con cantidades previstas de 36.200 y 39.700 toneladas, respectivamente, solo estos centrales tienen ahora alguna posibilidad, aunque remota, de cumplir sus planes. Es muy poco probable que la provincia llegue a las 190.000 toneladas propuestas por el primer secretario del Partido Comunista en la región y, en todo caso, ese resultado solo representaría un cumplimiento del 76 % de su plan de azúcar.

Entre las causas de este marcado retroceso figura la tardía entrega de los aseguramientos necesarios para echar a andar los centrales, pero sobre todo los bajísimos rendimientos agrícolas y la escasa madurez de las cañas. Resultado esto último, por cierto, de que en la pasada temporada se adelantó el corte de mucha de la caña que solo alcanzaría su pleno desarrollo este año, en lo esencial por el empecinamiento gubernamental de cumplir los planes de entonces a como diera lugar.

Entre las causas de este marcado retroceso figura la tardía entrega de los aseguramientos necesarios para echar a andar los centrales, pero sobre todo los bajísimos rendimientos agrícolas y la escasa madurez de las cañas

Dicen los cañeros que se ha llegado este año a cortar campos con rendimientos por debajo de las 30.000 arrobas por caballería. Pero además, lo minúsculo de muchos campos y la para nada óptima ubicación de los mismos, que impiden que se puedan distribuir con racionalidad los cortes o los recursos necesarios para su transporte hacia el central, han vuelto a pasar factura esta temporada.

Las autoridades de la provincia han insistido sin embargo en culpar a las lluvias de este desastroso desempeño, en total incongruencia con sus frecuentes pronunciamientos de que la provincia vive un periodo de sequía. Y es que en Villa Clara parece como si para las autoridades hubiese sequía cuando la cuestión es de acueductos, y de temporales si de zafra se trata. 


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17