El agua en la bahía de La Habana “es mala”, según un estudio

El embarcadero para las lanchas hacia los poblados de Regla y Casablanca. (Silvia Corbelle)
El embarcadero para las lanchas hacia los poblados de Regla y Casablanca. (Silvia Corbelle)

Una mancha de combustible flota en el agua y provoca reflejos tornasolados con las luz del sol. Los viajeros que utilizan la lancha hacia el poblado de Regla están acostumbrados a ver contaminación en la Bahía de La Habana. La fuerte presencia de hidrocarburos y otros residuos hace que la calidad del agua sea mala en la rada, según confirmó un estudio de muestreo realizado en la zona citado este lunes por el periódico Tribuna de La Habana.

El informe fue presentado la semana pasada en un taller organizado por el Grupo de Trabajo Estatal Bahía de La Habana (GTE-BH) y la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, en el que se abordaron los problemas que lastran la higiene de la bahía habanera.

De los 15 municipios que componen la urbe, 10 se encuentran sobre la cuenca tributaria, por lo que el problema toma proporciones considerables, especialmente en medio del proceso de convertir el puerto comercial en un puerto turístico.

Mercedes Gzegozewski González, especialista principal de gestión y educación ambiental empresarial del GTE-BH, detalló en el evento SOS Bahia+16 que, aunque hay oxígeno y vida acuática en la bahía, "no es la calidad del agua a la que queremos llegar".

La funcionaria advirtió de que la rotura de los equipos tecnológicos pertenecientes al Ministerio de Transporte ha comprometido el saneamiento que se había comenzado en la rada habanera. "No hay en estos momentos equipamiento para la limpieza de esos sólidos flotantes y se están haciendo solamente la recogida de desechos del litoral, a mano, lo que no favorece la limpieza que pretendemos", apuntó.

La rotura de los equipos tecnológicos del Ministerio de Transporte ha comprometido el saneamiento que se había comenzado en la rada habanera

En el taller, se anunció también que la Empresa de Servicios Portuarios de Occidente y el Instituto de Desarrollo Naval proyectan construir un nuevo equipo limpia-bahías, a la par que se estudia construir unas 10 plantas de tratamiento de residuales, según explicó Jorge Kalaf, subdelegado del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Sin embargo, los especialistas coincidieron en señalar que la educación y gestión ambiental, tanto comunitaria como empresarial, deben llegar aparejadas a las labores de saneamiento, además de una mayor exigencia para hacer cumplir la legislación ambiental.

En Cuba se han identificado 11.000 fuentes contaminantes que afectan las aguas terrestres y las zonas costeras, según declaró en mayo pasado Odalis Goicochea, directora de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

En el caso de la bahía habanera, a los vertidos industriales y domésticos se les suma la contaminación de los ríos Luyanó y Martín Pérez que desembocan allí.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13