La añorada colada

La última cosecha cafetalera apenas arrojó 6.105 toneladas, en un país que durante los años sesenta logró alcanzar hasta 62.000 toneladas del grano

Café 'Cubita' de la variedad gourmet. (Wikipedia)
Café 'Cubita' de la variedad gourmet. (Fuente: Wikipedia)

El producto se llama Cubita y  en su etiqueta muestra la conocida silueta de una delgada isla. Sin embargo muchos especulan que el contenido del paquete proviene de Brasil o de Colombia. Con un 89% de la población consumidora de café, Cuba lleva una racha de malas cosechas que obligan a importar el grano para satisfacer el mercado interno.

Este año la producción caerá a cifras aún más bajas. La última cosecha cafetalera apenas arrojó 6.105 toneladas, en un país que durante los años sesenta logró alcanzar hasta 62.000 toneladas del grano.

Según cifras oficiales, se necesitan 24.000 toneladas del cerezo para satisfacer el consumo nacional. Incluso esta última cifra no solucionaría el problema de lograrse, pues sólo alcanzaría para que los cubanos dispongan de un poco más de dos kilogramos de café al año, mucho menos que el consumo per cápita que alcanza esta bebida en Brasil con 5,6 kilogramos per cápita o en Italia con 5,9.

La realidad dista mucho de los pronósticos. El racionamiento estatal asigna 115 gramos de café por persona al mes, a un precio de cuatro pesos. A duras penas las cafeteras logran sacarle algo a ese polvo pardo que tupe los filtros mezclado con lo que las autoridades llaman "sucedáneos". El sabor, obviamente, dista de ser lo que se espera de un café, aunque sigan llamándole igual.

Alexis Legrá, ministro de Agricultura, ha explicado que en la actualidad se necesitan importar más de 8.000 toneladas de café anualmente. Para sustituir la importación haría falta aumentar en un 90% los cultivos, pero todo el recorrido del grano –desde el arbusto hasta la taza– está plagado de insatisfacciones de los agricultores, desvío de recursos y malos manejos.

La provincia de Guantánamo, una de las regiones de mayor tradición cafetalera, disminuirá su zafra dramáticamente este año. El territorio dejará de producir 342 toneladas en la próxima cosecha, lo cual significa un 33% menos que en la cosecha anterior. Según declaraciones oficiales, la causa de esta caída es la "poca parición de las plantaciones", pero el descalabro apunta a otras cuestiones.

Mientras, en Santiago de Cuba la maduración temprana de la variedad arábiga obligó a iniciar apresuradamente la recogida del cerezo. El mercado informal sigue llevándose parte también de lo recogido en los campos. Los precios en las redes de comercio informal son mucho más favorables para los productores que las bajas tarifas que les impone el Estado.

Para los consumidores de la bebida, las malas nuevas siguen llegando. En los últimos meses han aparecido en los mercados marcas españolas y francesas de café, que van desplazando incluso a esos paquetes con el perfil de una Isla en la etiqueta.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9