Un botero es detenido en La Habana al ser denunciado por racismo

Los boteros recortan sus viajes en señal de protesta y muchos se mantienen en sus casas sopesando si vale la pena pasar tantas horas frente a un timón para obtener ganancias cada vez más reducidas. (EFE)
Tras apearse, la denunciante tomó una fotografía del auto con su celular y apuntó el número de la matrícula, lo que facilitó la detención del botero por parte de la policía. (EFE)

El chofer de un taxi privado de La Habana se encuentra detenido tras recibir una denuncia por discriminación racial de Yanay Aguirre Calderín, según informó este lunes el semanario oficial Trabajadores. El hecho ha generado numerosos artículos en la prensa oficial y apunta a que se trata de un caso ejemplarizante.

El pasado 2 de julio, este mismo semanario publicaba un texto de Calderín en el que la estudiante de Derecho, de raza negra, contaba cómo abordó el almendrón y recibió un tratamiento agresivo por parte del conductor debido a su color de piel.

Según el fiscal Rafael Ángel Soler López, jefe de la Dirección de Atención a la Ciudadanía de la Fiscalía General de la República, todavía "no se puede anticipar cuál será el final del proceso", ya que ahora se encuentran "investigando para poder probar el hecho delictivo ante los tribunales".

Según Yanay Aguirre, tras abordar el transporte decidió cambiar su dirección de destino, a lo que el chofer del taxi respondió "de forma descompuesta" y "muy violenta"

El Código penal cubano sanciona con entre seis meses y dos años de privación de libertad, o una multa de entre 200 y 500 CUP, a quien impida "por motivos de sexo, raza, color u origen nacional el ejercicio o disfrute de los derechos de igualdad establecidos en la Constitución".

Aguirre Calderín, que no precisa fecha la exacta de los acontecimientos, tomó el carro particular en la avenida 41, en el municipio de Marianao, pero cuando quiso cambiar su punto de destino el chofer reaccionó "de forma descompuesta" y "muy violenta". La joven detalla que en ese momento el chofer vociferó que "cada vez que se montaba un negro en su carro era lo mismo" y que por eso "no los soportaba".

Acto seguido, Calderín reprendió al transportista, al que acusó de haberla ofendido, a lo que el taxista respondió pidiendo a la pasajera que se bajase del auto antes de llegar al lugar señalado inicialmente por ella. En ese momento la denunciante tomó una fotografía del auto con su celular y apuntó el número de la matrícula, lo que facilitó la detención del botero por parte de la policía.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11