Se cierran las apuestas, se abre el VII Congreso

Los delegados al VII Congreso, y especialmente los altos cargos del Partido, pueden dejar pasar esta oportunidad o tomar las decisiones que destraben la rueda de la historia.

El Palacio de las Convenciones durante el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. (EFE)
El Palacio de las Convenciones durante el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. (EFE)

Transcurridos cinco años desde el sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba, se cumplirá este sábado el único acuerdo de aquella cita que tenía una fecha fija: celebrar el séptimo. El evento comenzará a las 10:00 de la mañana en el Palacio de Convenciones de La Habana con la presencia de mil delegados y 280 invitados. Lo rodea el secretismo y las especulaciones sobre un posible cambio de rumbo o una frustrante continuidad.

En la sesión inaugural, que será transmitida en vivo por la televisión nacional, se leerá el informe central. Los documentos principales a debatir, que no han sido divulgados a la población y ni siquiera son del conocimiento de la masa de militantes que sobrepasa las 700.000 personas, serán discutidos, probablemente a puertas cerradas, en cuatro comisiones.

Entre los temas que se abordarán los delegados están la conceptualización del modelo económico y social, el plan de la economía y el análisis del cumplimiento de los lineamientos acordados en la anterior cita. De gran importancia será la elección de un nuevo Comité Central, donde se esperan cambios entre los altos cargos del Buró Político.

Muchas, y en diversos sentidos, han sido las expectativas creadas. Si se siguen las opiniones recogidas por el diario Granma, la reunión, considerada como "el congreso de todos los cubanos" deberá caracterizarse por la continuidad y "el perfeccionamiento del modelo económico y social", al menos eso es lo que han reflejado en distintas entrevistas algunos de los delegados elegidos para el cónclave.

Dentro de esa línea se insiste en el carácter antiimperialista del proceso y se hacen repetidas alusiones a la voluntad de no ceder ni un milímetro en asuntos tenidos como principios inamovibles.

Se demandan acciones más audaces en la eliminación de la dualidad monetaria y una mayor flexibilidad en todo lo concerniente a la posesión de propiedades

Algunos comentaristas han deslizado opiniones menos ortodoxas en las páginas digitales del órgano oficial del partido. En ellas se sugieren cambios que rebasan los límites del continuismo, entre ellos, una mayor apertura en la economía que flexibilice la creación de las cooperativas no agropecuarias y que se permita la formación de pequeñas y medianas empresas al sector no estatal. Se demandan acciones más audaces en la eliminación de la dualidad monetaria y una mayor flexibilidad en todo lo concerniente a la posesión de propiedades.

En lo tocante a lo político, aquellos que tienen esperanzas de que el Congreso pudiera introducir reformas en ese campo, se han referido a la necesidad de introducir modificaciones en la Constitución y proyectar una nueva ley electoral. En sentido general se demanda una amplificación de los derechos relacionados con las libertades de asociación y de expresión.

Sin embargo, para un sector de la oposición esperar algo de esta reunión de comunistas es una vana ilusión. Los más extremos llegan a ofenderse ante cualquier análisis donde se aventure la idea de que el evento puede dejar algún resultado algo positivo.

La mayor parte de los observadores coinciden en que la importancia de la cita partidista radica en que será la última en que estén presentes los integrantes de "la generación histórica"

La mayor parte de los observadores coinciden en que la importancia de la cita partidista radica en que será la última en que estén presentes los integrantes de "la generación histórica", casi todos octogenarios, por lo que esta debe ser la ocasión en que quede definido lo que deberá hacer el relevo.

Las especulaciones inclinadas a que se den pasos aperturistas se basan en el mejoramiento de relaciones entre Cuba y los Estado Unidos, la difícil situación de la economía interna y la tendencia al declive de los principales aliados en el continente. Quienes apuestan por la variable inmovilista se apoyan en el tradicional apego al poder de quienes llevan más de medio siglo al frente de Cuba y su temor a que la más mínima concesión podría conducirlos a un desenlace indeseable.

Como parte del aspecto simbólico que se le imprime al congreso la inauguración coincide con los 55 años de la declaración del carácter socialista de la revolución mientras la sesión de clausura está anunciada para día 19 de abril, cuando se conmemoran cinco décadas y media de la victoria militar en Playa Girón, bautizada por el discurso oficial como la primera derrota del imperialismo en América Latina.

Cuando esta mañana se inicie el más importante evento de los comunistas cubanos, la suerte de toda una nación estará colgando de lo que se diga frente a esos micrófonos. Los delegados al VII Congreso, y especialmente los altos cargos del Partido, pueden dejar pasar esta oportunidad entre aplausos y declaraciones vacuas o tomar las decisiones que destraben la rueda de la historia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24