Déficit de círculos infantiles

El déficit de círculos infantiles llega a los medios oficiales, después de décadas de ser un grave problema para las madres cubanas. En la tarde del pasado viernes, el noticiero estelar transmitió en su espacio "Cuba dice" un reportaje sobre las dificultades que presenta la enseñanza preescolar en todo el país.

En Cuba brindan servicio unos 1.079 círculos infantiles que no logran cubrir la demanda actual. Cerca de 49.000 familias han hecho la solicitud para una plaza en estas guarderías estatales y aún esperan por una respuesta. Según declaró María de los Ángeles Pérez, directora nacional de Educación Preescolar, para asignar las capacidades “se tiene en cuenta la importancia de la labor profesional que realiza la madre”.

Entre los problemas que lastran el funcionamiento de los círculos infantiles, se encuentra el deterioro de la infraestructura. “Muchos de estos locales tienen más de cuarenta años de construidos y apenas se les ha dado mantenimiento”, refirió una de las entrevistadas. El deterioro de las redes hidráulicas y sanitarias, compromete la higiene de estos sitios.

La escasez de personal calificado es otra de las dificultades que arrastra el sector. Muchas auxiliares han migrado hacia otras ocupaciones o al trabajo por cuenta propia, lo cual reduce la capacidad de estas instituciones estatales. “Gano más y tengo mejores condiciones cuando cuido niños en mi propia casa”, refiere María Cardoso quien tiene una pequeña guardería en la sala de su apartamento.

Los círculos estatales mantienen una tarifa subvencionada que no supera los 40 CUP mensuales. En un salario promedio esto representaría un 10% de las entradas. También existe un precio especial para los llamados “casos sociales”, de familias con bajos ingresos.

Los círculos particulares muestran precios más elevados que rondan los 500 CUP mensuales, según la ubicación, la calidad de la instalación y si el niño recibe la comida allí o debe traerla desde su casa. Los más prósperos tienen una página en Internet donde anuncian sus servicios y se enfocan en hijos de diplomáticos, artistas famosos o funcionarios de alto nivel.

“Cobro más, pero aquí los niños están mejor atendidos”, cuenta a 14ymedio una ex enfermera que ahora tiene licencia para ejercer como cuidadora de infantes. Según refiere, sus horarios son más flexibles que en los círculos estatales, “todo está más limpio” y agrega que ofrece “estabilidad, ya que a ninguna madre que llegue aquí con su niño le digo que no puede dejarlo porque nos falta la luz, el agua o el gas”.

Una de las más repetidas quejas alrededor de los jardines de infancia estatales, se centra en sus frecuentes cierres. “Cuando no es una cosa es la otra”, cuenta Lilian Jiménez quien tiene una nieta en “Lindos pececitos”, un círculo infantil ubicado en el municipio Centro Habana.

La propia directora nacional de Educación Preescolar aseguró a los medios oficiales que “el país no tiene condiciones para que cada niño tenga una plaza en un círculo infantil”.

El último censo poblacional realizado en 2012, reveló que la tasa global de fecundidad es de 1,69 hijos por mujer. La cifra ha desatado las alarmas y la búsqueda de soluciones para incentivar la natalidad. Muchos apuntan a que la ampliación del número de plazas y la mejoría de la infraestructura de los círculos infantiles, resulta vital en ese empeño.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3