“Un adecuado comportamiento social” es el requisito para un contrato deportivo en el extranjero

Edilse Silva, uno de los peloteros elegidos como refuerzo en la segunda parte de la Serie Nacional de Béisbol. (Twitter)
El “comportamiento social” es clave para un contrato en el extranjero. (Twitter)

A las voces que claman por más autonomía para los atletas, el Gobierno acaba de responderles con un claro mensaje. “Para acceder a un contrato [en el extranjero] el deportista” debe tener “un adecuado comportamiento social”, dijo a la prensa Ramiro Domínguez, director jurídico del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER).

La declaración del funcionario vino acompañada de las cifras de atletas residentes en la Isla que lograron un contrato en otros países a través de la entidad estatal. Al cierre del pasado año se habían firmado 61 acuerdos en diferentes disciplinas, y hay “entre 200 y 300 deportistas insertados de manera temporal en torneos, bases de entrenamiento o ligas en el exterior”, puntualizó.

Domínguez explicó que para alcanzar uno de estos contratos el atleta debe tener también “buenos resultados docentes y deportivos, ser de interés para su Federación nacional y recibir la autorización del país donde actuaría”.

Para alcanzar un contrato en el extranjero el atleta debe tener también “buenos resultados docentes y deportivos, ser de interés para su Federación nacional y recibir la autorización del país donde actuaría”

El INDER evalúa “las condiciones de vida del atleta en el club” donde jugará, “el derecho de representar a Cuba cuando se le solicite y su seguridad”, además de una “segunda opinión médica en caso de lesión o molestia”, aseguró.

El funcionario comentó que se estudia implementar “una compensación económica” que iría a manos del Estado por el concepto de “formación” y que “puede ser un monto económico fijo o el equivalente al 20% del contrato en cuestión”.

Aclaró que en el caso del béisbol el dinero que la Federación recaude por ese camino no es para “satisfacer caprichos personales, sino destinado a solucionar problemas de la propia disciplina”.

“Una de nuestras principales metas es evitar que el atleta sea tratado como mercancía”, y “cada atleta contratado sale de Cuba con un examen médico riguroso, una prueba antidopaje y consciente de sus obligaciones contractuales y tributarias, en algunos casos acompañados por familiares”, puntualizó Domínguez.

El granmense Alfredo Despaigne es el ejemplo emblemático de deportista contratado por un club extranjero. El pelotero logró un contrato millonario con el club japonés Fukuoka Halcones de Softbank, y según Domínguez no tiene que pagar a la Federación Cubana de Béisbol, ni al INDER.

“Una vez que regrese al país, el deportista cumplirá con las obligaciones tributarias, como todos los ciudadanos cubanos que reciben ingresos en el exterior”, había adelantado Domínguez en una declaración anterior.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13