19 cubanos sancionados por el desvío de ocho millones de huevos

El desvío de este importante recurso provocó una afectación económica ascendente a más de ocho millones de pesos

Cartón de huevos con treinta unidades (14ymedio)
Cartón de huevos con treinta unidades (14ymedio)

Esta semana fueron sancionados 19 ciudadanos que laboraban en la Unidad Empresarial de Base Acopio y Distribución de Huevos Habana y la Empresa Provincial de Comercio, quienes resultaron acusados por el desvío de más de ocho millones de huevos. La Fiscalía solicitó para ellos sanciones entre 8 y 20 años de privación de libertad, según informó hoy el periódico Granma.

La mercancía desviada correspondía a 389 facturas que nunca llegaron a su destino, lo cual provocó “una afectación económica ascendente a 8.907.562 pesos”. El diario oficial refiere que los delitos que se le imputan a los acusados van desde apropiación indebida hasta falsificación de documentos bancarios y de comercio.

El sistemático robo comenzó a evidenciarse cuando marzo de 2012 la Empresa Productora y Comercializadora Avícola, asumió oficialmente la UEB Acopio y Distribución de Huevos Habana. Poco tiempo después y tras intensivos análisis de la situación de la entidad, el director de la UEB solicitó su liberación por “enfermedad, lo cual apuntaba a la existencia de graves irregularidades.

A partir de ese momento se abrió una investigación sobre la situación de la distribución del huevo liberado en la capital. También se procedió a abrir una denuncia ante el Departamento Territorial de Investigación Criminal y Operaciones y solicitar una auditoría especial para la UEB.

Con esos nuevos controles “salieron a la luz errores contables, incumplimientos de las obligaciones por parte de directivos, especialistas y choferes, violaciones de las rutas establecidas para la comercialización de huevos, la falsificación de facturas; así como la existencia de toda una cadena delictiva, azuzada por el descontrol lacerante, la vulnerabilidad de los procedimientos y la pérdida total de principios éticos y morales”.

En el artículo se presentan los testimonios de los instructores penales del caso, la primer teniente Bárbara Rondón Vega y el capitán Pedro E. Cordero Riverón, pertenecientes a la División de Investigación Criminal y Operaciones. Según comentaron a Granma, Gilberto Díaz Mojena, comercial de la UEB, “autorizaba la facturación de cantidades notables de huevos hacia diferentes entidades de Comercio, ubicadas en los municipios de La Habana del Este, Cerro, Marianao y La Lisa, fundamentalmente”.

Los cartones de huevos, con unas treinta unidades cada uno, se vendían en el mercado negro a un precio de entre 35 y 40 pesos cubanos

“Al culminar el mes […] María Regla Pis Martínez, subdirectora comercial de la Empresa Provincial de Comercio […] alteraba el plan real previsto para las unidades ubicadas en esos territorios, en aras de hacerlo coincidir con los envíos realizados”.

Otro de los implicados, el chofer Valery Caballero Moreda, “con la venta en el mercado ilegal de 1 209 600 huevos, contenidos en 53 facturas, provocó una afectación monetaria ascendente a 1 814 400 pesos. Entretanto el chofer Juan Eliecer Per­domo ocasionó un faltante de 839 700 pesos, debido a la distribución ilícita de 559 800 huevos, correspondientes a 29 facturas”.

Los cartones de huevos, con unas treinta unidades cada uno, se vendían en el mercado negro a un precio de entre 35 y 40 pesos cubanos, aunque en algunos momentos de estrechez su precio podía subir mucho más.

Granma concluye que "si bien es cierto que las condenas, aunque severas, no resuelven por sí solas el problema, en ocasiones es preciso que los malhechores sientan todo el peso de la Ley, más allá de la vergüenza ante la familia y la sociedad".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 53