Tres décadas después, Soroa sigue sin consultorio médico

Consultorio médico de Soroa. (Jorge Guillén)
El consultorio médico de Soroa. (J. Guillén)

En 1989, los vecinos de las comunidades pinareñas de Soroa y El Campismo se sumaron con entusiasmo a la construcción de un consultorio médico para la zona. Casi tres décadas después, el inmueble sigue sin concluir, debido a los problemas económicos, la mala organización y la desidia de las instituciones.

En aquel año, a pocos meses de que cayera el muro de Berlín, los ciudadanos del lugar crearon una brigada para levantar con sus propias manos el consultorio. Estaba previsto que la empresa estatal forestal Costa Sur se encargara de los trámites legales y de transportar los materiales constructivos. Pero nada salió como se había planificado.

Poco después de ser colocados los cimientos, el trabajo se detuvo por la falta de recursos, como el combustible para el transporte, los ladrillos, la arena y el acero, un déficit que afectó a todo el país y que haría caer los índices constructivos en toda la Isla. El Período Especial tocaba a la puerta de los cubanos, en especial de las pequeñas comunidades rurales.

El presidente del consejo de la administración de Candelaria, Carlos Soroa, aseguró a este diario que ya fueron entregados 40.000 pesos a Salud Pública para realizar todos los trámites legales

Han pasado 27 años desde que se comenzaron las labores para erigir el local y todavía los médicos y enfermeras de la zona deben realizar sus consultas casa por casa, sin las debidas condiciones de trabajo. Muchos pacientes deciden trasladarse hacia poblados cercanos o a la cabecera provincial cuando necesitan ser atendidos por algún galeno general integral.

El edificio a medio construir está situado en el kilómetro 11 de la carretera a Soroa. Con el tiempo, las inclemencias del clima, el vandalismo y la maleza crecida alrededor han hecho evidente el deterioro del inmueble.

Pablo Sarriegui, albañil principal del proyecto, explica que en su momento todos los dirigentes de la zona y el municipio le aseguraron que los materiales, el transporte y el pago a su brigada estaban garantizados. "Papito y yo nos hicimos cargo de la construcción. Los vecinos nos ayudaron a llevar la obra hasta aquí, y después no hemos podido continuar. Todos los años dicen que van a dar los materiales y no dan nada. Ya me cansé de mentiras, conmigo que no cuenten más", lamenta.

El presidente del consejo de la administración de Candelaria asegura que ya fueron entregados 40.000 pesos a Salud Pública para realizar todos los trámites legales

Pablo Laurencio, delegado del Poder Popular durante una década, tuvo como uno de sus mayores retos terminar el consultorio. "Todos los años había una historia distinta", recuerda ahora. En una ocasión, la justificación para postergar el consultorio fue que se repararía primero el policlínico y después se resolvería este problema. Más adelante, las autoridades locales le aseguraron que el pequeño inmueble "no estaba en el presupuesto del año o que no tenía documentación actualizada".

Durante su último año como delegado, Laurencio dejó listos "todos los papeles, la licencia de construcción, el registro de la tierra, las autorizaciones de recursos hidráulicos y hasta un papel de los bomberos que le exigen a cada vivienda para que tenga un sitio contra incendio". Cuando todo el papeleo estuvo concluido ya se había aprobado el presupuesto del año y no se pudo incluir el trabajo.

Sin embargo, a Laurencio le consta que, aunque "sobró dinero del presupuesto, no lo utilizaron en nada". Ante la imposibilidad de cumplir con sus compromisos, decidió dejar de ser el delegado y dijo a sus electores que estaba muy triste por no haber terminado el consultorio y por haberlos engañado tanto tiempo. "En el municipio siempre me dijeron que lo iban a terminar, pero todo fue mentira", dice.

El presidente del consejo de la administración de Candelaria, Carlos Soroa, aseguró a este diario que ya fueron entregados 40.000 pesos a Salud Pública para realizar todos los trámites legales en planificación física y demás organismos encargados. "El año que viene ya tenemos que salir de eso porque llevamos mucho tiempo esperando", considera el directivo.

Mientras las promesas institucionales van y vienen, un grupo de vecinos está organizándose para terminar el consultorio por su cuenta, consciente de las dificultades de una lucha eterna contra la burocracia y la ineficiencia del Gobierno.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19