El joven despedido tras la muerte de Fidel Castro denuncia el limbo al que lo han confinado

A dos semanas de su despido por un comentario irónico sobre la muerte del expresidente Fidel Castro, Leamsy Requejo Lorite pide a través de Facebook que las autoridades del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana al menos le entreguen el papel que notifica su expulsión del trabajo. La institución, por el contrario, afirma que no se encuentra despedido y que debe esperar hasta que terminen de analizar su situación.

“Llevo dos semanas sentado en mi casa mirando para el techo”, dice Requejo Lorite con ira y frustración sobre su actual situación en un video publicado en su perfil en la red social. En conversación telefónica con 14ymedio, habla de su determinación a continuar la reclamación para sostener económicamente su hogar.

“Soy un hombre de familia. Tengo que trabajar porque de eso vivo y me quitan hasta el empleo por una opinión que publiqué en mi perfil privado y con mi dinero”, dice en alusión a los 2 CUC que cuesta una hora de acceso a wifi en la Isla.

“Soy un hombre de familia. Tengo que trabajar porque de eso vivo y me quitan hasta el empleo por una opinión que publiqué en mi perfil privado y con mi dinero”

Requejo Lorite trabajaba como conservador en una de las salas del museo, pero fue expulsado del centro laboral después de publicar un texto donde acusaba al exgobernante cubano fallecido de deberle miles de pesos que nunca le pagó por el trabajo de toda su vida.

Un día después de la muerte de Castro, Requejo escribió un post en el que afirmaba: "Me siento tan triste, pero tan triste, que falleció una persona que era la que me pagaba mi salario mensual desde que trabajo. Se fue y no me pagó lo que debía. Se fue debiéndome miles de pesos".

Después de ver la publicación, sus compañeros de trabajo le denunciaron ante la administración, que al día siguiente le comunicó que era considerado “no confiable” y posiblemente sería expulsado del trabajo.

Un día después intentó regresar a sus labores, pero los custodios le impidieron el acceso al museo y desde entonces se mantiene en espera de una decisión de la administración. Requejo sostiene que, aunque pensó reclamar por la vía del sindicato de cultura, la secretaria del gremio, Mirella Paneque, pidió su expulsión por “atentar contra un ídolo de la Revolución”.

"Aclaramos que Leamsy se mantiene como trabajador del Museo Nacional, aunque se está analizando las medidas a tomar con él, pero eso es una cuestión interna”

14ymedio intentó comunicarse sin éxito con la administración del museo y la secretaria sindical. Según uno de los trabajadores de la institución, estaban en el “horario de almuerzo”, después de lo cual se reunieron a puertas cerradas y no respondieron en toda la tarde a los múltiples intentos de obtener declaraciones.

“No podemos comentar nada al respecto, simplemente aclaramos que Leamsy se mantiene como trabajador del Museo Nacional, aunque se está analizando las medidas a tomar con él, pero eso es una cuestión interna”, dijo una responsable del Departamento de Relaciones Públicas, vía telefónica, que prefirió no ser identificada.

Requejo recibía 365 pesos de sueldo al mes, complementado con 12 CUC mensuales que le entregaban en lugar de su almuerzo.

El joven afirma que incluso su madre, Barbara Lorite, quien también trabaja en el museo, ha recibido presiones por su conducta. “Le pusieron los videos en los que yo denunciaba la situación injusta en la que me encuentro y la presionaron”, explica.

Tras la muerte de Castro, el pasado 25 de noviembre, Cuba impuso un severo luto nacional que impidió la venta de bebidas alcohólicas y la música en espacios públicos. Activistas proderechos humanos y organizaciones internacionales denunciaron los abusos registradas durante ese período.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5