El papa sobre los disidentes en Cuba: "Yo no iba a dar audiencias a nadie"

Activistas detenidos durante la misa del papa Francisco en la Plaza de la Revolución (fotograma de un video)
Activistas detenidos durante la misa del papa Francisco en la Plaza de la Revolución de La Habana. (Fotograma de un vídeo)

(EFE).- El papa Francisco dijo este martes que durante su estancia en Cuba no tenía previsto dar audiencias "a nadie" al ser preguntado sobre por qué no mantuvo un encuentro con miembros de la disidencia cubana.

El pontífice agregó a bordo del avión papal que no tuvo conocimiento de que hubiera habido detenciones de disidentes que pretendieron mantener una reunión con él durante su visita a la Isla, que hoy terminó en Santiago de Cuba.

"Lo que quiero decir es que no lo sé", reconoció el papa a los medios internacionales, entre ellos Efe, que iban en el avión en el que viajó desde Cuba a Estados Unidos, donde cumplirá la segunda parte de su décimo viaje internacional. "No sé si estaban o no estaban", declaró después de recordar que saludó a mucha gente durante sus actos públicos en Cuba y de aludir a que si hubo en ellos algún disidente no lo supo realmente pues "ninguno se identificó".

"En la nunciatura primero estuvo bien claro que yo no iba a dar audiencias a nadie, porque se pidieron", admitió Francisco, quien reveló que pidió tener un encuentro con él "incluso algún jefe de Estado", cuya identidad no reveló.

Pero preguntado sobre si estaría dispuesto a reunirse con disidentes cubanos, el papa contestó: "A mí me gusta encontrarme con toda la gente, considero que primero toda persona es hijo de Dios y tiene derecho" a ello. "Siempre un trato con otra persona enriquece", agregó Jorge Bergoglio.

El pontífice agregó que no tuvo conocimiento de que hubiera habido detenciones de disidentes que pretendieron mantener una reunión con él

La ausencia de una reunión con miembros de la oposición política al régimen castrista fue un asunto sobre el que se preguntó al Vaticano durante la visita del papa a Cuba, pero la Santa Sede insistió en que nunca se había previsto organizar un encuentro formal.

El Vaticano sí dijo que se mantuvieron contactos telefónicos con la disidencia para explorar la posibilidad de que algunos de sus miembros saludaran al pontífice, pero que ésto al final no ocurrió.

La líder del movimiento disidente Damas de Blanco, Berta Soler, y el expreso político José Daniel Ferrer reprocharon al pontífice no haberse referido en sus homilías y discursos a la situación de los derechos fundamentales en el país.

"Realmente sabemos que no es el libertador de Cuba, que el papa vino como misionero de la misericordia y a tratar sobre el acercamiento de la Iglesia con el Gobierno, que ha dicho palabras muy lindas en sus homilías, pero faltaron palabras como el respeto a los derechos humanos y la libertad", dijo Soler a Efe.

Ferrer, coordinador de la opositora Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), lamentó que no hubiera "pronunciamientos claros" en las "pálidas" homilías papales, mientras "han ocurrido hoy entre 80 y 100 detenciones de activistas en Santiago de Cuba y municipios vecinos para impedir su asistencia a los actos de Francisco".

"No hemos escuchado el término derechos humanos por ningún lado y lamentamos que el papa no haya hablado de manera directa sobre la difícil situación que vive Cuba en esa materia", recalcó. A pesar de eso, la exprisionera política Marta Beatriz Roque consideró que la visita del papa va a tener "aportaciones", como ocurrió con las de Juan pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

"Lamentamos que el papa no haya hablado de manera directa sobre la difícil situación que vive Cuba en esa materia", recalcó Ferrer

Roque, al igual que Soler y la periodista independiente Miriam Leiva, fueron detenidas por unas horas en las dos primeras jornadas de la visita papal, según denunciaron, cuando intentaron acudir a actos presididos por el papa en La Habana a los que fueron invitadas por la Nunciatura Apostólica.

Leiva dijo a Efe que, aunque no pudo encontrarse con el papa, valoró como "muy positivo" el hecho de haber sido invitada, porque "fue una forma de atender y escuchar a la oposición en Cuba" a través de ellas, y de "reconocer a una parte de la sociedad civil que es ignorada porque el gobierno no la escucha".

"El papa tenía el objetivo pastoral de dar su mensaje de misericordia y su importancia es que llegó al pueblo con amor, reconciliación y perdón, que son muy necesarios en Cuba en el rescate de los valores sociales", subrayó.

Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), calificó la visita de Francisco de "especial relevancia" por su "renovado" mensaje de "esperanza" para la familia cubana y las relaciones Iglesia-Estado. Asimismo dijo que respeta el "pragmatismo" y "sabiduría" del líder católico, que eludió el tema de los derechos humanos en Cuba.

No obstante, Sánchez criticó que el Gobierno cubano celebrara la presencia del alto dignatario del Vaticano con "mucha represión política y social como ya es una constante". Su organización, la única en la Isla que documenta detenciones por razones políticas, registró durante la visita papal entre 150 y 200 arrestos por estos motivos, domiciliarios y de carácter temporal en unidades policiales.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 32