SIP: En Cuba prosigue el hostigamiento contra periodistas independientes

Sociedad Interamericana de Prensa
Sociedad Interamericana de Prensa

(EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aseguró que en Cuba "prosiguen las prácticas" de palizas, "detenciones, intimidaciones, actos de vandalismo y hostigamiento contra opositores y periodistas independientes".

"La prensa oficial sigue siendo vehículo de propaganda, escondiendo y tergiversando lo que acontece dentro y fuera del país", señala el informe sobre Cuba elaborado por la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

El documento, que será discutido en la 70ª asamblea general, que se celebra en Santiago de Chile, asegura que esta situación "es ostensible en los casos de Venezuela, Ecuador, Siria, Rusia y China, gobiernos con los que el régimen cubano tiene mejores relaciones".

"Actualmente cuatro periodistas se encuentran detenidos: Juliet Michelena Díaz, Yoennis de Jesús Guerra García, condenado a siete años de cárcel en marzo del 2014; el escritor y bloguero Ángel Santiesteban-Prats, y el corresponsal del diario Granma en Santiago de Cuba, José Antonio Torres, condenado a 14 años de prisión".

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional informó de que en abril hubo 905 detenciones de disidentes por motivos puramente políticos; en mayo, 1.120; en junio, 963; en julio, 652, y en agosto 632, según recoge la SIP.

Además, "en abril pasado la periodista independiente Dania Virgen García fue agredida por agentes de la policía cuando dejaba a su sobrino en la escuela".

En junio Roberto de Jesús Guerra, fundador de la agencia de prensa Hablemos Press, "fue agredido violentamente en La Habana por un policía. Cuatro días antes Raúl Ramírez Puig, corresponsal de esa agencia en la provincia de Mayabeque, fue embestido por un automóvil y luego amenazado por sus ocupantes", relata el informe de la SIP.

"Ese mismo mes Mario Hechavarría Driggs, colaborador de Hablemos Press, fue detenido por agentes del Departamento de Seguridad del Estado", en tanto que "Magaly Norvis Otero Suárez fue citada por agentes del Departamento de Seguridad del Estado, quienes le instaron a cambiar el tono de sus artículos y recibió amenazas de muerte vía telefónica".

En septiembre pasado, el periodista Bernardo Arévalo Padrón -que fue preso de conciencia de 1997 a 2003- fue detenido dos veces, y el el periodista independiente Miguel Guerra Pérez estuvo detenido durante una semana.

Según el informe de la Sociedad Interamericana de Prensa, "varios colaboradores de la agencia Hablemos Press han sido víctimas de amenazas".

El documento de la SIP relata que en abril la agencia Associated Press (AP) publicó un reportaje en el que denunció un programa de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid) llamado Zunzuneo, conocido como el "Twitter Cubano".

El director de Usaid, Rajiv Shah, declaró que el programa no era encubierto y solo se proponía "dar apoyo a la sociedad civil con una plataforma para la comunicación entre los cubanos", recoge la SIP.

En mayo pasado, la bloguera Yoani Sánchez, vicepresidenta regional por Cuba de la SIP, lanzó un periódico digital llamado "14ymedio.com", que representa "la primera publicación digital independiente en la isla".

"Su contenido se imprime y distribuye, para lo que cuenta con numerosos colaboradores. En sus cinco meses de funcionamiento, el diario ha sido sometido a bloqueos intermitentes por parte del Gobierno cubano", asegura esta organización, que agrupa a más de 1.300 periódicos y revistas del continente americano.

El informe de la Comisión de Libertad de Prensa e Información recoge la visita que en junio pasado realizaron a La Habana cuatro directivos -entre ellos su presidente, Eric Schmidt-, para reunirse con representantes del Gobierno, estudiantes de informática y blogueros disidentes.

Los medios cubanos informaron con tardanza sobre la visita cuyo objetivo, según Google, fue "promover las virtudes de una Internet libre y abierta".

El informe de la SIP también recoge la creación, en junio pasado, de salas de libre navegación por Internet. "La tarifa por una hora de servicio equivale a la cuarta parte del salario promedio, por la que el acceso a la red sigue siendo prohibitivo".

"Sin embargo, ahora resulta menos caro y supone un franco avance en comparación con la oferta anterior de intranet (internet filtrada y limitada)", explica la Sociedad Interamericana de Prensa, que puntualiza que "la conexión es supervisada y vigilada" y asegura que "el acceso doméstico para el ciudadano común es casi imposible". 

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18