El Estadio Latinoamericano, resurrección del viejo coloso

El Estadio Latinoamericano de La Habana. (14ymedio)
El Estadio Latinoamericano de La Habana. (14ymedio)

Odilio tiene la misma edad del Estadio Latinoamericano y creció también en la barriada del Cerro, donde está enclavado el coloso beisbolero. "A mi no me duelen ni los callos, pero a él le han caído los años con dureza", dice jocosamente este habanero nacido en 1946. Por eso, a principio de este año empezaron unas obras de gran calado, que se han intensificado desde el cierre de la pasada campaña pelotera.

Se trabaja contra reloj en las obras de restauración, pues el próximo 21 de septiembre se iniciará la 54 Serie Nacional y la casa de los Industriales debe quedar lista para ese momento. Los problemas acumulados en décadas de deterioro y remiendos plantean un duro reto para las empresas constructoras implicadas, como la ECOA 40. Uno de sus empleados aseguró a 14ymedio haberse llevado "algunas sorpresas, pues los servicios sanitarios, el sistema hidráulico y sobre todo la techumbre estaban peor de lo que se había calculado".

El proceso no consiste sólo en reparar daños, también incluye mejoras y transformaciones para modernizar el viejo Latinoamericano. Los lanzadores tendrán nuevas áreas de calentamiento que se ubicarán al fondo de los dogouts. Se eliminan las viejas jaulas de bateo y la zona foul cede casi dos metros para las nuevas instalaciones. La Brigada Forestal de La Habana se ocupa del terreno, acondicionándolo con las necesarias capas de macadán, piedra, gravilla y arena.

La participación de la empresa Aguas de La Habana ha sido imprescindible, pues las reestructuraciones espaciales han obligado a cambiar el curso de la entrada de agua al estadio. Sin embargo, todavía quedan dudas si se podrá concluir el cronograma antes de la llegada del campeonato. Las condiciones materiales en que se desarrolla el trabajo no ayudan mucho, en especial la carencia de maquinarias que permitan el cambio de la cobertura del techo con garantías de seguridad para los trabajadores.

Los problemas acumulados en décadas de deterioro plantean un duro reto para las empresas constructoras

Las vigas que sostienen la estructura del techo han sufrido con los años y la ausencia de mantenimiento. Muchas deben ser removidas para su reparación o sustituición. Se irá cambiando toda la cobertura por una nueva de plástico que aligerará el peso de la estructura. La complejidad de la tarea prolonga el plazo de terminación hasta 2016, aunque, según las previsiones, para el próximo año al menos la mitad de la cubierta ya estará rehabilitada.

El mal estado de los baños para el público había sido una de las quejas más recurrentes de los espectadores. Pésimo drenaje, poca capacidad y deterioro de los muebles sanitarios hacían de estos servicios una de las zonas en peor estado de toda la instalación. Ahora se han agregado dos nuevos baños. El remozamiento del hotel para deportistas se está concluyendo y se espera también un renovación de los pasillos laterales para los concurrentes.

Un fuerte dispositivo de seguridad rodea las instalaciones para evitar la sustracción de materiales. "Siempre que hay una obra así en algún barrio, los vecinos tenemos esperanzas de conseguir algo de pintura o materiales para reparar nuestras casitas", cuenta con picardía Richard Vegas, quien dice haber aprendido sus primeras nociones de pelota en el parqueo del estadio.

Por ello, no habrá que sorprenderse si, en el momento de la reinauguración del Coloso del Cerro, aparecen numerosas viviendas a su alrededor pintadas con el mismo tono azul que identifica al equipo de Industriales.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7